Caminando bajo el sol

Share

Investigadores de la Universidad Jiao Tong de Shangai y de la Universidad Politécnica de Hong Kong han desarrollado una placa solar para pavimentos y carriles para bicicletas.

El documento “Development of walkable photovoltaic floor tiles used for pavement”, publicado en Energy Conversion and Management, describe la baldosa fotovoltaica transitable como similar a una superficie de pavimento de 500 mm² con una profundidad de alrededor de 20 mm.

15% de eficiencia

Cada baldosa está compuesta por nueve células solares monocristalinas con una eficiencia del 15% conectadas en serie para una potencia estimada de 30-40 W. Las células y el vidrio templado, según el grupo de investigación, se compraron a fabricantes chinos que no han especificado y se ensamblaron en Hong Kong. Se desarrollaron dos prototipos, con diferentes tipo de superficie antideslizante: «En general, la baldosa con capa crossline tiene un mayor rendimiento antideslizante, pero una menor transmisión de la luz solar», escribieron los investigadores. Sin embargo, la transmisibilidad solar se estimó en alrededor del 90% y se dijo que la temperatura de resistencia al calor alcanzaba los 288 grados centígrados, lo que aseguraba que no había problemas relacionados con la exposición extensa al sol.

Sin embargo, las pruebas al aire libre realizadas sin sombreado produjeron una producción de energía menor a la esperada. Esto se debió a la reducción de la transmisividad del vidrio templado, según los investigadores.

Rendimiento mecánico

El grupo afirma que su baldosa solar tiene una resistencia mecánica y durabilidad similares a las del hormigón. «Los resultados muestran que el suelo fotovoltaico desarrollado puede alcanzar un rendimiento satisfactorio en la conversión de energía solar, es antideslizante, resistente al calor, duradero y resistencia a la compresión, lo que demuestra que dichas baldosas fotovoltaicas pueden ser utilizadas como sustituto de los pavimentos y vías para bicicletas en espacios verdes», concluye el estudio.

Preguntado por pv magazine sobre el problema del estrés mecánico, el investigador Tao Ma dijo que la tecnología para el vidrio templado ha mejorado considerablemente recientemente. «El estrés mecánico no es el obstáculo porque ahora la fuerza del vidrio templado podría incluso soportar a los coches, e incluso a los camiones», dijo. «Sin embargo, en nuestra opinión, es mejor aplicar esta tecnología en senderos o carriles para bicicletas, que en carreteras reales, porque la durabilidad sería un problema».

Ma dijo que el sombreado en las aceras tampoco sería un problema. «El efecto de sombreado se puede resolver añadiendo algunos diodos para evitar la célula solar sombreada», añadió. «De lo contrario, todo el panel fotovoltaico se vería afectado si una célula solar estuviera sombreada. Sin embargo, la adición de diodos aumentará el coste inicial…. El sombreado no sería un gran problema porque esto podría resolverse con una solución técnica».

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.