Los científicos de la EPFL ponen a prueba la perovskita

Share

Un equipo de investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Suiza en Lausana (EPFL) ha desarrollado un nuevo método para evaluar la estabilidad de las células solares de perovskita, que debería eliminar varios inconvenientes inherentes a las pruebas de laboratorio y en el exterior.

El enfoque del equipo, descrito en el artículo titulado “Performance of perovskite solar cells under simulated temperature-illumination real-world operating conditions”, publicado en la revista Nature Energy, se centra en la simulación de condiciones reales de irradiación y temperatura en el laboratorio, elimina la necesidad de encapsulación y, con ella, los errores asociados con este elemento, en lugar de aquellos del propio material perovskita.

Los datos meteorológicos de una estación de Lausana se utilizaron para reproducir los perfiles de irradiación y temperatura del mundo real de ciertos días en el laboratorio, lo que permitió a los científicos cuantificar el rendimiento de las células en condiciones de la vida real.

Rendimiento mejorado después de la puesta del sol

Los resultados obtenidos mostraron que las células no se vieron afectadas sustancialmente por las fluctuaciones de la temperatura y la irradiación en el mundo real y que, a pesar de la degradación de la eficiencia celular durante el día, el rendimiento de la célula se había recuperado al anochecer.

Esto podría considerarse como una prueba de que los problemas de estabilidad que han evitado que las perovskitas no hayan alcanzado desarrollo comercial durante tanto tiempo se podrían haber resuelto. Sin embargo, muchas de estas barreras a la producción en masa están relacionadas con el contacto de las células con la humedad, un evento no tratado en los resultados de la EPFL.

El instituto ha sido fundamental en el estudio del rendimiento de las células perovskitas y en el desarrollo de mediciones estándar para varios aspectos, incluido el envejecimiento y la degradación.