Asociación hondureña de las renovables se opone a los cortes retroactivos

Share

“El criterio que el estado de derecho debe de prevalecer para que la imagen de país se mantenga y las inversiones tanto nacionales como extranjeras sigan interesadas en el país.”

Con estas palabras, la presidenta de la Asociación Hondureña de Energía Renovable (AHER), Elsia Paz, describió, en una charla con pv magazine, la posición de la asociación frente a los cortes retroactivos de tarifas que el gobierno hondureño está intentando aplicar a las grandes plantas fotovoltaicas que se han realizado con ontratos adjudicados en 2015 bajo un régimen de incentivos.

Según ella, además, ajustar o reducir dichas tarifas no va a lograr un impacto fuerte en el rescate de la ENEE, ni logra representar el 5% del actual problema financiero de la eléctrica estatal, ya que el verdadero problema lo constituyen las perdidas técnicas y no técnicas que anualmente representan $300 millones y superan el 32% de perdidas. “Esto debe reducirse para que las otras disposiciones de mejoras logren un resultado adecuado,” agregó. “Hablar de reducir tarifas de los PPAS no lograría un impacto, si no se trabaja en las perdidas técnicas y no técnicas.”

Paz, además, ha revelado que las plantas fotovoltaicas involucradas en los posible cortes retroactivos en 2017 recibieron una tarifa promedia de $0.139 por kWh, aunque muchas de las plantas llegaron a asegurarse una tarifa de al menos $0.18 por kWh. “La ENEE no ha cumplido con este pago desde que estas plantas iniciaron operación comercial hasta la fecha,” dijo ella también.

Un corte retroactivo de las tarifas tendría repercusiones fuertes para la imagen del país. “A nadie le parece justo un cambio de reglas especialmente cuando se trata de proyectos y empresas con financiamiento otorgado y que se basaron en los precios contratados para respaldar el monto de la deuda adquirida”, concluyó Paz.