La fotovoltaica en el mundo: Francia

Share

“No fui elegido para un programa de salida de la energía nuclear, sino para una reducción de la participación nuclear al 50% de nuestro mix energético”. Con esta declaración hecha durante la presentación de la nueva estrategia energética de Francia, la “Programación Pluriannuelle de l’énergie” ( PPE), el presidente francés, Emmanuel Macron, explicó que este objetivo se alcanzará con el cierre de 14 reactores nucleares para 2035, y no para 2025, como se estableció originalmente en la política de transición energética del país promulgada en 2015.

También explicó que hasta seis plantas de energía nuclear podrían cerrarse para 2030 (incluido el cierre de la planta de Fessenheim en 2020), y que los reactores restantes se cerrarán para 2035. Este período de tiempo también se puede reconsiderar, recalcó Macron, si las tecnologías de almacenamiento alcanzaran la madurez y permitieran una mejor integración de las energías renovables intermitentes, y si la integración europea es más fuerte.

El escenario para la energía nuclear prospectado por Macron es bastante similar al escenario intermedio presentado por la agencia francesa AFP una semana antes, lo que significa que se ha evitado el peor escenario, que incluía la construcción de cuatro nuevas plantas nucleares, pero también que la opción favorita de la industria de las renovables francesa, que preveía el cierre de seis plantas de energía nuclear para 2028, con otros seis reactores nucleares que se clausurarán en 2035, tampoco se ha tenido en cuenta.

En cuanto a la construcción de nuevos reactores nucleares, Macron dijo que pidió a la empresa eléctrica estatal EDF, propietaria y operadora de todas las 58 centrales nucleares de Francia, definir un nuevo programa nuclear, haciendo compromisos de precios para que la energía nuclear sea más competitiva. “Todo debe estar listo en 2021 para que la opción propuesta a los franceses pueda ser transparente”, afirmó.

Arnaud Gosseement, un conocido abogado especializado en legislación ambiental, dijo en Twitter que la importancia de los anuncios de hoy es relativa, ya que solo brindan lineamientos amplios de un borrador de estrategia energética. “El camino aún está mucho antes de un decreto: una nueva ley tendrá que ser aprobada por el Parlamento”, afirmó.

Macron también dijo que todas las centrales eléctricas de carbón del país se cerrarán en 2022, y que la cuota de energía solar será quintuplicada en 2030, mientras que la de la eólica será triplicada, sin proporcionar más detalles.

“El escenario propuesto por el presidente Macron es bastante equilibrado dado el contexto social real en Francia”, dijo Xavier Daval, presidente de SER-SOLER, la comisión solar de la asociación francesa de energías renovables SER a pv magazine. “La solar tiene un objetivo importante de 45 GW para 2030. Ahora será nuestra responsabilidad demostrar que podemos entregar el volumen propuesto”, enfatizó. “También espero que el almacenamiento pronto se incorpore para completar nuestra oferta y permitir una sustitución sólida de las energías convencionales”, explicó Daval.

Teniendo en cuenta que Francia actualmente tiene una capacidad solar instalada de alrededor de 8,5 GW, y que otros 36,5 GW ahora deberían desplegarse en Francia durante los próximos doce años, es probable que EDF y Total, que planean desplegar respectivamente 30 GW y 10 GW de energía solar en Francia para 2030, puedan ahora revisar sus planes.