Los vehículos eléctricos podrían convertirse en la clave para la utilización de energías renovables y la mayor fuente mundial de almacenamiento de baterías

Share

El interés comercial para los vehículos eléctricos (VE) se está fortaleciendo, ya que se ven no solo como un medio de transporte más limpio y barato, sino también como una forma de aumentar la integración de la generación intermitente de energía eólica y solar para cargar sus baterías.

De acuerdo con un informe de Fitch Solutions Macro Research, una unidad de Fitch Group, los vehículos eléctricos serán la mayor fuente de almacenamiento de baterías en la próxima década en los mercados clave de energías renovables.

El informe presenta una imagen brillante para el crecimiento de la electromovilidad, y señala que aprovechar el flujo bidireccional de electricidad de los vehículos eléctricos para equilibrar la oferta y la demanda de energía podría convertirse en un componente clave de los esfuerzos globales para introducir fuentes renovables en el mix energético.

Según Fitch, la energía eólica y solar serán los motores clave del crecimiento de las energías renovables en la próxima década, ya que los sectores representarán el 51 % y el 28 % de la generación de energías renovables en 2027, respectivamente. Sin embargo, para esa fecha, los autores del estudio predicen que las energías renovables no hidroeléctricas seguirán constituyendo solo alrededor del 13 % de toda la energía generada, en comparación con el 9 % de este año.

Estas cifras podrían verse reforzadas por el almacenamiento de las baterías para vehículos eléctricos, lo que podría reducir la dependencia de la carga base de emisión de carbono y las plantas de generación de potencia máxima.

Previsión de crecimento

Fitch pronostica que la flota de vehículos eléctricos sumará 25 millones de vehículos para 2027, de los cuales los vehículos eléctricos de batería (BEV, por sus siglas en inglés) serán 17 millones y los de híbridos enchufables (PHEV) 8 millones.

Los vehículos BEV cuentan con baterías mucho más grandes, lo que garantiza que tendrán el mayor impacto en el mercado de almacenamiento global.

En comparación, Bloomberg dice que las ventas de vehículos eléctricos aumentarán de un récord de 1,1 millones en todo el mundo el año pasado a 11 millones en 2025, y luego aumentarán a 30 millones en 2030, ya que estos vehículos tienen una ventaja de costo sobre los automóviles con motor de combustión interna.

Según las previsiones de Fitch, eso significará 1.931 GWh de capacidad de almacenamiento en la flota de vehículos eléctricos global para 2027, con BEV que representarán el 90 % – 1.747 GWh.

Beneficios V2G

El auge de la capacidad de almacenamiento a la vez abrirá oportunidades sustanciales para absorber los excesos de generación de energías renovables y liberar esta electricidad cuando la demanda supere la generación, a través de la tecnología del vehículo a la red (Vehicle-to-gridV2G).

Fitch señala que el flujo bidireccional de electricidad proveniente de las baterías de los vehículos eléctricos permitiría que los sistemas de energía dependan más de las energías renovables intermitentes que en la actualidad.

De acuerdo con los autores del estudio, la condición previa clave para desbloquear las oportunidades del V2G serán redes de carga bien establecidas que aseguren que los vehículos permanezcan conectados a la red cuando no estén en la carretera.

El crecimiento del mercado de infraestructura de carga es robusto. De acuerdo con un pronóstico de GTM Research, ahora llamada Wood Mackenzie Power y Renewables, el panorama de carga de vehículos eléctricos incluirá hasta 40 millones de puntos de carga públicos y privados para 2030, ya que se espera que los vehículos eléctricos representen el 11 % de las ventas de autos nuevos, en comparación con alrededor del 3 % en la actualidad.

Fitch concluye el informe con un mensaje de que facilitar las tecnologías V2G se convertirá en una prioridad apremiante para los actores del mercado eléctrico y de los mercados eléctricos.