El gobierno de Coquimbo, en Chile, destina a proyectos energéticos 24 millones de dólares

Share

La Región de Coquimbo avanza a paso firme con la generación de energías renovables y anuncia que la Comisión de Evaluación Ambiental ha aprobado las declaraciones de impacto ambiental de dos nuevos proyectos: el parque fotovoltaico Huaquelón, en Punitaqui; y la central de respaldo El Peñón, ubicada en el sector del mismo nombre de la comuna de Coquimbo.

La aprobación del parque fotovoltaico Huaquelón representa una inversión de $12 millones de dólares, tendrá una potencia de 9 MW de energía y se suma a las otras 6 iniciativas similares que recibieron luz verde por parte del Servicio de Evaluación Ambiental en lo que va del año.

Heinz Hunter, representante legal de Nueva Gales SpA y Gerente de Desarrollo de la empresa DPP Holding Chile, impulsora de los parques Anakena, Sunhunter, Granate, Don Enrique, Pastrán y del recientemente aprobado Huaquelón, afirmó que “el gobierno ha sido muy visionario en cuanto a poder implementar y actualizar normativas que permitan que el desarrollo de este tipo de centrales. Además, ha sido proactivo en ir adecuando la normativa para que estos proyectos vayan encontrando menos obstáculos y que se puedan ir replicando a lo largo del país”.

Por otra parte, la Central de Respaldo El Peñón es la segunda en su tipo en ser aprobada durante este 2018. Tendrá una capacidad de generación de 21 MW y pertenece a la empresa Innovación Energía S.A. (INERSA), la que nació de una alianza estratégica entre Energía Latina S. A. (ENLASA) y Empresas Gasco.

Juan Apablaza, Gerente de Operaciones de INERSA destacó que el gas licuado de petróleo, la fuente energética de esta central de respaldo, “es mucho más limpio que el diésel, por lo tanto, lo que estamos haciendo es generar plantas que complementen el tema medioambiental desde el punto de vista de las energías renovables no convencionales”.

La Central de Respaldo El Peñón es la segunda planta de INERSA a nivel nacional. Una vez que este proyecto esté en ejecución, lo que se estima para 2019, se conectará al Sistema Eléctrico Nacional y tendrá una vida útil estimada de 50 años.