La fotovoltaica flotante inunda los paisajes

Share

En los últimos dos años son numerosos los proyectos fotovoltaicos flotantes, grandes y pequeños, desarrollados en los mercados solares maduros como Europa y Asia incluidas la India, China, Corea del Sur y Taiwán; así como en otros países latinoamericanos, como Colombia y Brasil. Sin embargo, los mercados menos maduros, como Ucrania, también están comenzando a reconocer sus beneficios.

La tecnología es particularmente atractiva para países donde hay escasez de terreno o donde los costos de comprar o arrendar la tierra son altos. Los proyectos de infraestructura energética conectados a la energía hidroeléctrica, y las empresas que operan cerca o directamente en el agua, como la pesca, también pueden beneficiarse de la energía solar flotante.

Hasta 300 MW en un canal de Ucrania

El Ministerio de Energía e Industria del Carbón de Ucrania anunció la semana pasada que el gestor de activos con sede en el Reino Unido Touchstone Capital Group Holdings Ltd planea construir un megaproyecto híbrido de energía eólica-solar el canal de Kajovka, ubicado en el río Dnieper, junto a la Central hidroeléctrica Kakh Kajovka ovka.

Atanas Pashaliev, presidente de Global Infrastructure de TFGH, dijo a pv magazine que se espera que el proyecto tenga una capacidad total de aproximadamente 1,3 GW, que comprende 1 GW de capacidad eólica, y hasta 300 MW de energía fotovoltaica, proporcionada por instalaciones flotantes ubicadas entre los aerogeneradores.

Al usar los espacios libres entre las turbinas, los desarrolladores pueden instalar 2,8 veces más capacidad que lo que permite generar solo el viernto, según TFGH. Cada sección de la planta constará de cuatro turbinas eólicas de 4 MW y 5 MW, y una planta fotovoltaica de 18 MW, que tendrá sus esquinas ancladas a la base de las turbinas eólicas.

El proyecto, que también podría incluir unidades de almacenamiento y producción de hidrógeno, se implementará en el período comprendido entre 2019-2024 y debería competir en las futuras subastas mixtas de viento y energía solar de Ucrania, dijo Pashaliev. Se espera que la enorme planta de energía esté conectada a la red del proveedor de energía ucraniano, Ukrenergo NPC State Enterprise.

“La ventaja adicional de este tipo de proyecto híbrido es posibilidad de equilibrar la producción, que permitirán un calendario más uniforme de generación de electricidad”, dijo el Gobierno ucraniano en un comunicado publicado sobre el proyecto. Además, tanto el Ministerio de Energía como el desarrollador del proyecto han aclarado que al menos un 30 % de los componentes se fabricarán en el país.

TFGH, que tiene su red en red en Beijing, Shanghai, Hong Kong, Singapur, Sídney, Londres y Nueva York, opera en sectores clave, como servicios públicos, transporte, construcción y redes sociales, a través de varias entidades. La empresa matriz actúa principalmente como una plataforma de inversión entre China, donde se encuentran la mayoría de sus negocios y el resto del mundo.

Fotovoltaica flotante en Afganistán, Azerbaiyán y Kirguistán

El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) ha publicado recientemente un documento que muestra el potencial de la tecnología fotovoltaica flotante en tres países con un desarrollo de energía solar casi nulo: Afganistán, Azerbaiyán y Kirguistán, todos ellos están fuertemente depende de combustibles fósiles, hidroelectricidad o combustibles y energía importados.

El BAD proporcionará a estos tres países asistencia técnica para ayudarlos a realizar pruebas y adquirir experiencia en el área de la energía fotovoltaica flotante, y diversificar sus respectivas combinaciones de energía, al tiempo que aumenta la seguridad energética y reduce las emisiones de CO2, según el mencionado documento.

También les ayudará a mejorar sus conocimientos y habilidades técnicas para diseñar plantas fotovoltaicas flotantes a través de proyectos piloto, estudios de viabilidad de proyectos a escala comercial y creación de capacidad institucional práctica, incluidos recorridos de estudio en profundidad en los principales mercados de energía fotovoltaica flotante.

En cada uno de estos tres países, la disponibilidad de la tierra es un tema crítico, ya que están rodeados de terrenos montañosos, mientras que las pequeñas parcelas de tierra plana disponible se usan principalmente para vivienda o agricultura. “Sin embargo, los países tienen grandes lagos y embalses con superficies siempre iluminadas por el sol”, dijo el BAD.

Además, debido a las infraestructuras de energía hidroeléctrica existentes que se han desarrollado en Kirguistán, por ejemplo, y que representan el 81n% de la capacidad instalada total, los costos de los proyectos fotovoltaicos flotantes se reducen aún más, ya que la densidad de potencia en MW en áreas acuáticas se incrementa significativamente, y las instalaciones flotantes permiten el desplazamiento temporal de la producción de energía hidroeléctrica, creando así una capacidad de almacenamiento virtual por bombeo.

Sin embargo, también se dice que la energía solar flotante proporciona beneficios ambientales para el agua potable, la pesca, el riego y la energía hidroeléctrica, ya que ayuda a la conservación del agua al reducir las pérdidas por evaporación y el crecimiento, al tiempo que aumenta la claridad del agua, lo que resulta en el crecimiento de las plantas, el aumento de oxígeno y el crecimiento de peces.

Los primeros tres proyectos piloto de 100 kW se realizarán en el lago Qargha y el embalse en Kabul, Afganistán; en el lago Boyukshor, el más grande de los nueve lagos en la península Absheron de Azerbaiyán; y en el embalse Toktogul, que alberga una planta hidroeléctrica de 1,2 GW, que proporciona el 40 % del suministro de energía en Kirguistán.

Cada proyecto constará de paneles fotovoltaicos, plataformas flotantes, sistemas de amarre, una estación de inversor y acondicionador de energía (que también puede estar ubicada en tierra), cables, infraestructura de conexión a la red; baterías y sistemas de almacenamiento de energía e instalaciones auxiliares.