Gracias a la solar, el ron es aún más dulce en Guyana

Share

El Ministerio de Infraestructura Pública y el productor de ron de Guyana, Demerara Distillers Limited (DDL), acordaron cambiar el uso de varias áreas en Diamond, East Bank Demerara, donde tanto la empresa como el ministerio participan por separado en grandes proyectos de desarrollo.

Según una declaración del ministerio, los problemas del uso de las áreas ya se han debatido y acordado, y actualmente se planifican varios trabajos para mejorar el drenaje de las áreas, la congestión del tráfico y la seguridad vial. “Entre los planes de expansión de DDL están la construcción de una nueva instalación de envasado, un nuevo edificio de la sede, el establecimiento de una granja solar para la generación de energía y la reubicación de la planta de zumo de Topco”, explicó el gobierno.

El Ministro de Infraestructura Pública de Guyana, David Patterson, y el Secretario Permanente de su ministerio, Kenneth Jordan, también visitaron la planta embotelladora, depósito y destilería de DDL.

En Guyana, actualmente solo se está desarrollando otro proyecto fotovoltaico a gran escala, una instalación de 100 MW planificada con el apoyo del gobierno noruego.

Guyana planea duplicar con creces su producción de generación de energía de 749 GWh por año en 2015 a 1.503,5 GWh en 2025. Esto significa que se necesitan alrededor de 200 MW de nueva capacidad para garantizar que se satisfaga esta creciente demanda. La solar se está contemplando como una de las opciones posibles y más viables para implementar parte de esta capacidad. Hasta la fecha, sin embargo, solo unos pocos MW de FV, que consisten principalmente en sistemas fotovoltaicos sobre cubierta, están conectados a la red del país. Todos estos sistemas se benefician de la medición neta, que permite la inyección a la red de la electricidad no autoconsumida.

La estrategia energética actual de Guyana pretende cubrir el 100 % de su demanda de electricidad con energías renovables para 2025. Lo que significa que la capacidad actual de 200 MW, que proviene de dos centrales térmicas, tendrá que ser completamente reemplazada.