La fotovoltaica en el mundo: España

Share

El desarrollo de proyectos solares a gran escala en España vuelve a experimentar una actividad ininterrumpida, ya que quedó claro que el mercado spot y el segmento PPA permiten que los proyectos sean financiables. A pesar de este nivel de actividad, persisten una serie de desafíos que impiden que el sector fotovoltaico español vuelva a crecer.

Aunque se espera que los primeros proyectos no subsidiados comiencen a funcionar a principios de 2019, el desarrollo de grandes plantas solares sigue avanzando, gracias a un número cada vez mayor de proyectos aprobados y PPA asegurados por desarrolladores e inversores.

El último proyecto aprobado por las autoridades regionales españolas es el Parque Fotovoltaico del Cap Blanc, un proyecto de 42 MW planificado para el municipio de Llucmajor, que es el municipio más grande de la isla balear de Mallorca.

La Comunidad Autónoma de las Islas Baleares anunció el viernes que el proyecto obtuvo la declaración de interés público, un paso que pretende acelerar su desarrollo y construcción. “Esta declaración es el último paso de la Administración Autónoma en la realización del parque, que aguardará la autorización de conexión a la red eléctrica por parte del Ministerio nacional de Transición Ecológica”, dijo el gobierno local en su comunicado.

Si llega a construirse, el parque solar aumentará la capacidad de generación de energía del archipiélago en más de un tercio; actualmente se encuentra en alrededor de 80 MW. El gobierno autónomo de las Islas Baleares también destacó que la planta solar ya recibió la aprobación ambiental de las autoridades locales, y que otros 14 parques solares más pequeños se están desarrollando actualmente en la región.

El Departamento de Energía del archipiélago presentó una nueva estrategia energética que apunta a reducir la producción de energía a partir de combustibles fósiles y aumentar la generación eléctrica a partir de la energía solar en 2017. El plan incluye el cierre de la unidad más contaminante de Es Murterar, de Endesa, una central eléctrica ubicada en de Alcudia, en la isla de Mallorca, y su reemplazo gradual con varias plantas solares a gran escala en una primera etapa.

Mientras tanto, Iberdrola anunció que suministrará a la entidad financiera Kutxabank electricidad generada con energía solar bajo un PPA a largo plazo. La compañía dijo que la electricidad será provista por su Planta Solar Núñez de Balboa, que actualmente se está construyendo en el municipio de Usagre, en la provincia de Badajoz, en la región extremeña de Extremadura.

Originalmente concebido por el desarrollador español de energías renovables Grupo Eco en 2012, Planta Solar Núñez de Balboa incluirá la construcción de una subestación con una capacidad de 30/400 kW y una línea de transmisión de 400 kW con una longitud de 12,3 km. Según un documento publicado en el diario oficial del país, se espera que la planta solar produzca alrededor de 850 GWh por año y evite la emisión de 303.450 toneladas de CO2.

También se aprobaron varios proyectos solares a gran escala en el sur del país la semana pasada: La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo de la región de Extremadura ha publicado una declaración de impacto ambiental para el proyecto solar de 42 MW “Quijote”, que se está planificando para el municipio de Logrosán, en la provincia de Cáceres.

Mientras tanto, el gobierno de Castilla-La Mancha también ha anunciado en su diario oficial que la empresa española de energías renovables Renovalia ha presentado una solicitud de aprobación ambiental para seis plantas fotovoltaicas que suman 105 MW y que pretende para construir en El Bonal de Puertollano. Según el gobierno local, la cartera consta de tres plantas de 15 MW y otras tres de 20 MW, mientras que se espera que la inversión total oscile entre los 70 y los 80 millones de euros.

Según la asociación solar española, UNEF, España tenía alrededor de 24 GW de proyectos fotovoltaicos a gran escala bajo revisión a mediados de marzo.