Chile inaugura un nuevo laboratorio que realiza control de calidad para la energía solar

Share

La Universidad de Santiago, en Chile, inauguró un Laboratorio de Radiometría y Fotometría que se suma a las plataformas de investigación móviles ya existentes en el Llano de Chajnantor en el Desierto de Atacama y en la Antártida. Estas instalaciones miden variables relevantes para la industria de la energía solar con el fin de contribuir al desarrollo de esta industria.

El recinto usa la última tecnología para asegurar la calidad de las mediciones de magnitudes radiométricas y fotométricas relevantes para la industria solar chilena, incluida la irradiancia solar. De esta manera se busca asegurar la calidad de la metrología industrial y científica a nivel nacional y los patrones con los que cuenta el laboratorio son trazables al Centro Mundial de Radiación Solar en Davos y al Laboratorio Nacional de Referencia Alemán (PTB).

Esta precisión permitirá a la industria solar no solo contar con datos fidedignos si no también contar con calibraciones que hagan comparable cualquier medición de este tipo en Chile. “Este laboratorio ayudará a fortalecer la formación de capital humano avanzado en áreas como la radiometría y la fotometría que son intensivas en el uso de tecnología. Más tecnología y mejores técnicos son aportes con los que este tipo de laboratorios contribuyen al desarrollo sustentable del país”, indicó el Dr. Raúl Cordero, director del laboratorio y académico de la Universidad de Santiago, quien espera que el laboratorio ingrese a la Red Metrológica Nacional y sea reconocido como laboratorio de referencia y custodio de patrones nacionales de radiación no ionizante.

Las autoridades destacaron el aporte de este laboratorio a la industria solar, lo que permitirá nuevas herramientas para aprovechar el potencial de nuestro país en ésta área. “Gracias al trabajo coordinado de distintos actores, junto con las mediciones de los laboratorios de Chajnantor, la Antártida y Santiago ha sido posible contar con modelos validados y con información que permita tomar decisiones respecto a tecnologías e insumos que funcionen mejor con esos parámetros”, aseguró Rodrigo Mancilla, Director Ejecutivo del Comité Solar Corfo.

Además, estos laboratorios contribuyeron a la construcción de mapas espectrales de la radiación solar, incluyendo aspectos como la radiación ultravioleta, visible e infrarroja, aportando también datos sobre el efecto del ensuciamiento en el rendimiento de paneles fotovoltaicos en todo el país, entre otros.

Los laboratorios ubicados en el llano de Chajnantor a 5.200 metros de altura, junto al observatorio ALMA en la Región de Antofagasta y en la Isla rey Jorge en la Antártica, a los que se suma el de Santiago y próximamente otro en la precordillera central, no solo permiten la calibración en terreno bajo condiciones extremas, sino que además obtienen la medición de diversos componentes atmosféricos relevantes en el seguimiento del cambio climático en el Hemisferio Sur y cómo los eventuales cambios en la nubosidad puedan afectar el recurso solar chileno.

El laboratorio se ha llevado a cabo gracias a financiación del Fondo de Inversión Estratégica (FIE) y CORFO, y es parte de la Hoja de Ruta del Programa de Energía Solar, ha contado con el apoyo del Comité Solar Corfo, la Dirección Meteorológica de Chile y del Instituto Nacional de Normalización.