Brasil otorgará créditos de los presupuestos del Estado para financiar fotovoltaica residencial

Share

La financiación para la adquisición e instalación de placas fotovoltaicas en residencias o edificios de viviendas tendrá muy buenas condiciones en el Norte, Nordeste y Centro-Oeste de Brasil. Administrados por el Ministerio de Integración Nacional, se destinarán Fondos Constitucionales a apoyar la implantación de sistemas de micro- y minigeneración de energía eléctrica a partir de fuentes renovables para personas físicas. Las líneas de crédito tienen casi R $ 3,2 mil millones (957 millones de dólares) disponibles para inversiones, asociando intereses muy por debajo de las tasas de mercado y plazos más largos de pago. El anuncio lo hicieron el presidente de la República, Michel Temer, y el ministro de Integración, Helder Barbalho, ayer miércoles.

En la región Nordeste, que dispone del mayor recurso solar de Brasil, los intereses anuales serán del 6,24 % y el pago del crédito podrá realizarse hasta en 12 años, incluyendo cuatro de carencia. La región Norte tendrá la misma tasa y hasta 36 meses para la aprobación de la gestión de la financiación, con dos meses de carencia. Para el Centro-Oeste, las cargas son del 7,33 % al año, con 24 meses de plazo y seis meses de carencia. Los interesados deben acudir a los bancos operadores del crédito en cada región: Banco do Nordeste, Banco de la Amazonía y, en el Centro-Oeste, Banco do Brasil.

Se financiarán todos los bienes y servicios necesarios para la viabilidad del proyecto: adquisición de las placas fotovoltaicas, instalación, etc. La expectativa es que se realicen al menos 10.000 operaciones este año. Además del impacto económico en la renta de familias al reducir costos con el consumo de energía, la iniciativa también deberá fortalecer con fuentes renovables la matriz energética de las regiones beneficiadas.

Según una encuesta realizada por la empresa FechaFolha en 2016, aproximadamente el 80 % de los brasileños quieren energía solar fotovoltaica en casa, siempre que tengan acceso a buenas condiciones de financiación. Las tasas de interés elevadas y los difíciles plazos de amortización y carencia son vistos como el mayor cuello de botella por más del 75 % de las empresas del sector fotovoltaico, de acuerdo con la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar). Brasil cuenta a día de hoy con 24.565 sistemas de mini o microgeneración distribuida, de los cuales el 99 % son fotovoltaicos.