La fotovoltaica en el mundo: Alemania y Países Bajos

Investigadores del Instituto Fraunhofer para Sistemas de Energía Solar ISE de Alemania presentaron esta semana la cuarta edición de su estudio sobre los costos de la tecnología de energía renovable titulado Stromgestehungskosten Erneuerbare Energien.

Las previsiones sobre los costes de los estudios previos han sido confirmadas, dijo el líder del proyecto Christoph Kost en la presentación del estudio. “Los costos de producción de electricidad a partir de energías renovables están disminuyendo constantemente y ya no son un obstáculo para la generación de energía libre de CO₂. Los sistemas fotovoltaicos recién construidos y las turbinas eólicas en tierra en ubicaciones favorables ya son más baratas que las plantas de energía fósil, y esta tendencia aumentará significativamente hasta 2035”, añadió.

En promedio, la fotovoltaica es la tecnología más rentable de todas en Alemania, según el estudio. Dependiendo del tipo de planta y la radiación global, los sistemas fotovoltaicos en Alemania actualmente pueden proporcionar costos de generación entre € 0,0371 y € 0,1154 por kWh ($ 0,04562 y $ 0,14191 / kWh). Dependiendo del tipo de planta, los costos específicos del sistema estarían entre € 600 y € 1.400 ($ 737,8 y $ 1.721,6) por kW instalado.

A modo de comparación: las turbinas eólicas terrestres son la segunda tecnología de generación más barata con costos de producción de energía que van desde € 0.0399 a € 0.0823 por kWh, mientras que las turbinas eólicas marinas ofrecen un rango de € 0.0749 a € 0.1379 por kWh. Los científicos aún ven un importante potencial de reducción de costos, especialmente en la energía eólica marina: para 2035, el viento alcanzaría precios comparables a las plantas de energía fotovoltaica de hoy en día entre € 0,0349 a € 0,1100 por kWh.

Las centrales eléctricas alimentadas con lignito construidas en 2018 costarían actualmente entre € 0,0459 y € 0,079, las grandes centrales eléctricas a carbón con entre € 0,0627 y € 0,0986 céntimos de euro, y las plantas de energía a gas y vapor entre € 0,0778 y € 0,0996. Entre 0,1103 y 0,2194 euros por kWh, las centrales eléctricas de gas puro se consideran actualmente mucho más caras.

Según el estudio, los desarrollos tecnológicos en energía fotovoltaica y eólica reducirán aún más los costos en el futuro. Los sistemas fotovoltaicos montados en tierra en el sur de Alemania y las turbinas eólicas terrestres en lugares azotados por el viento reducirán significativamente el costo promedio de la electricidad de todas las plantas de combustibles fósiles para el 2035. A partir de 2030, se espera que el costo de la electricidad para los sistemas fotovoltaicos disminuya. por debajo de € 0.047 por kWh para proyectos sobre tejado y por debajo de € 0.0241 para proyectos a gran escala, con un costo de energía instalada que oscila entre € 350 y € 815 por kW instalado en 2035.

Además, la vida útil de los sistemas fotovoltaicos aumentará, según el estudio. “Hoy en día, muchos fabricantes de módulos ofrecen garantías sobre el rendimiento de los módulos durante más de 25 años. Aumentar la vida útil del sistema de 25 a 30 años reduce el costo de la generación de electricidad en un 8,5 % adicional “, destacaron los autores del estudio.

 

Por otra parte, Deloitte estima que, si cada tejado propicio de los Países Bajos tuviera una instalación fotovoltaica, se podría satisfacer la mitad de la demanda de electricidad actual del país, a pesar del clima nublado y lluvioso del país.

Analizando el potencial de los techos solares en los Países Bajos, Deloitte descubrió que 892 km2 de superficie de techo en todo el país tienen el potencial de albergar una superficie de paneles solares equivalente a 125.000 campos de fútbol. Actualmente, solo el 4,4 % de un total de nueve millones de edificios tienen sistemas fotovoltaicos solares.

Bajo el escenario óptimo, donde se utiliza toda la superficie disponible, los tejados podrían acomodar 270 millones de paneles, cuya producción podría cubrir el 98 % del total de las necesidades de electricidad de los hogares holandeses.

Además, la instalación de paneles solares en cada tejado no solo reduciría las emisiones de carbono, sino que también podría inyectar hasta 100.000 millones de euros en la industria solar holandesa y crear empleos adicionales, dice Deloitte.

Según Deloitte, otros desafíos para aumentar los sistemas solares en los tejados son los programas de incentivos del gobierno y el almacenamiento de energía.

Actualmente, la medición neta para fotovoltaica residencial y comercial, que ha visto disminuir su participación en los últimos dos años, sigue siendo uno de los principales impulsores del mercado holandés.