El Instituto Antártico de Uruguay tendrá una instalación fotovoltaica

El Instituto Antártico Uruguayo y la empresa Tecnova firmaron la pasada semana un acuerdo que permitirá la instalación y montaje de un sistema fotovoltaico en la Base Científica Antártica Artigas. Su presidente, Daniel Nuñez, dijo que esta donación forma parte de un concepto más general, el de tener una “base verde, con energías limpias”, y que, además, se enmarca en las políticas de gobierno en esta materia.

La noticia, que se ha conocido gracias a un comunicado de presna de la Presidencia de Uruguay, no revela detalles acerca de la instalación fotovoltaica.

Nuñez dijo a la Secretaría de Comunicación Institucional que la Base Artigas inició un plan piloto para conocer el comportamiento de las energías alternativas en la zona, proyecto que tiene como meta el cambio de la matriz energética para reducir el uso de energías fósiles. “De concretarse, esta iniciativa ubicará al país en un lugar de privilegio a nivel internacional”, agregó.

Esta es la primera donación enmarcada en el artículo aprobado en la última Rendición de Cuentas que habilita al Instituto Antártico Uruguayo (IAU) a recibir equipamiento por parte de empresas públicas y privadas para el desarrollo del Programa Nacional Antártico. “Este es el primer caso y es un paso muy importante para el organismo”, subrayó Nuñez.

Por su parte, el coordinador de Energías Renovables del Ministerio de Industria uruguayo, Wilson Sierra, explicó que el proyecto combinará fuentes energéticas renovables (como la eólica o la solar) con la reducción del uso de gasoil antártico, combustible fósil que abastece toda la demanda energética en la Antártida, hacia 2022.