La fotovoltaica en el mundo: Estados Unidos y Países Bajos

Los empleos relacionados con la energía solar en Estados Unidos cayeron un 3,8 % en 2017. La resaca del auge impulsado por el ITC en 2016 es el factor más importante en la disminución relativa, y se espera un repunte en 2019.

El censo 2017 de Solar Foundation muestra una disminución del 3,8 % en empleos solares de noviembre de 2016 a noviembre de 2017. Este es el primer año que la Fundación Solar ha encontrado una disminución en los siete años que ha estado publicando el Censo, y el contexto es vital aquí. La caída en el número de empleos es mucho menor que la disminución en el volumen de energía solar instalada en la nación, con GTM Research mostrando una caída del 22 % en el mercado año tras año desde 2016 hasta 2017.

Esto se debe en parte a problemas en el sector residencial, pero un factor mucho más importante fue el relacionado con el Crédito Tributario a la Inversión (ITC) de Estados Unidos a finales de 2016, que generó aproximadamente 15 GW de instalaciones en 2016. La ironía aquí es que, aunque el 30 % del ITC se extendió hasta 2020 a finales de 2015, las promotoras, las empresas de servicios públicos y otros actores ya habían puesto en marcha tantos planes para ampliar ese plazo que las instalaciones de 2016 salieron al doble de 2015.

Sin embargo, también está claro que se perdieron empleos en el sector solar residencial debido a cambios de políticas e incertidumbre, datos demográficos y, en el caso de California, fuertes lluvias en los primeros meses de 2017.

A pesar de todo, se espera que el empleo solar crezca un 5 % en noviembre de 2018.

Otro factor alentador es que mientras el empleo cayó en los mercados estatales más grandes, 29 estados informaron un aumento en el empleo solar. Esto significa que, al igual que los mercados solares, los empleos solares se están distribuyendo de manera más uniforme en todos los Estados Unidos.

Y la tendencia a largo plazo es clara. En el transcurso de los últimos siete años, los trabajos solares han crecido un 168 %, de los cerca de 93.000 puestos de trabajo en 2010 a los más de 250.000 actuales. La solar ahora emplea el doble de trabajadores que la industria del carbón, casi cinco veces más que la energía nuclear, y casi tantos como la industria del gas natural.

 

En los Países Bajos, un consorcio ha anunciado que planea la primera planta fotovoltaica flotante “extraterritorial” del mundo para el Mar del Norte. El proyecto piloto se desarrollará en los próximos tres años y utilizará módulos fotovoltaicos estándar. El consorcio espera que la matriz solar tenga un rendimiento un 15 % mayor que las instalaciones tradicionales.

Si bien el número de proyectos fotovoltaicos flotantes anunciados en todo el mundo aumenta constantemente, las cifras de proyectos de este tipo que emergen de los Países Bajos están en auge de manera significativa.

El último proyecto solar flotante proviene de un consorcio formado por el instituto de investigación local Energy Research Center de los Países Bajos (ECN), la Organización de Investigación Científica Aplicada (TNO) de los Países Bajos, el Instituto de Investigación Marítima de los Países Bajos (MARIN), Abu Dhabi National Energy Company, PJSC (TAQA), y la start-up holandesa especializada en el desarrollo de sistemas flotantes para energía renovable en el mar, Oceans of Energy, que afirma que concebirá y desplegará lo que llama el primer campo fotovoltaico flotante del mundo en mar.

El consorcio trabajará en el nuevo prototipo durante los próximos tres años, y contará con el respaldo financiero de la Agencia de Empresas de los Países Bajos (RVO). La Universidad de Utrecht proporcionará servicios de seguimiento para el proyecto, junto con Oceans of Energy.

El consorcio cree que la instalación solar podría alcanzar un rendimiento un 15 % superior al de los sistemas fotovoltaicos tradicionales.

ECN, que seleccionará los módulos solares para los proyectos, dijo que la instalación se basará en módulos estándar utilizados en proyectos fotovoltaicos construidos en tierra. “Probamos cómo funcionan estos paneles en agua salada y en condiciones climáticas adversas”, dijo el gerente de proyectos de ECN, Jan Kroon.

El consorcio enfatizó que esta tecnología puede ser particularmente utilizada en parques eólicos marinos existentes, aprovechando la superficie de agua más tranquila entre las turbinas eólicas y las líneas de conexión existentes con redes eléctricas.

A principios de enero, otro consorcio holandés, respaldado financieramente por la RVO, anunció un proyecto destinado a desarrollar un diseño flexible de paneles solares flotantes en aguas continentales.

El primer proyecto solar flotante del país se anunció en septiembre. A principios de marzo, la agencia de gestión del agua de Holanda, Rijkswaterstaat, que forma parte del Ministerio de Infraestructura y Medio Ambiente de Holanda, anunció un plan para poner a disposición superficies de agua y otras tierras bajo su control para la instalación de plantas fotovoltaicas y otras energías renovables.