Nicaragua se suma a la lucha contra el cambio climático

La vicepresidenta, Rosario Murillo, leyó el pasado lunes un comunicado del Gobierno según el cual Nicaragua suscribe el Acuerdo de París: “Declaramos que el Gobierno de la República de Nicaragua (…) se adhiere a él (Acuerdo de París) y se compromete a cumplir fielmente sus disposiciones”, decía el comunicado.

En una entrevista concedida posteriormente a la radio local, Murillo afirmó que Nicaragua ya ha presentado los documentos pertinentes ante Naciones Unidas. “Es el único instrumento que tenemos en el mundo que permite la unidad de intenciones y esfuerzos para hacer frente al cambio climático y los desastres naturales”, añadió.

Sin embargo, hace dos años Nicaragua rehusó adherirse al acuerdo internacional porque consideraba que los estándares para reducir emisiones contaminantes no eran suficientemente estrictos con las naciones más ricas y las economías más grandes del planeta.

El acuerdo de París fue presentado como el logro ambiental más importante de la historia por su alcance global y sus objetivos a largo plazo. Lo firmaron 195 países en diciembre de 2015. Fuera quedaron Siria y Nicaragua.

Posteriormente, en junio de este año, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que el país se retirará del Acuerdo de París, tal como lo había prometido en su campaña presidencial.

Trump afirmó que abandonar el pacto ayudará a las industrias de petróleo y carbón de su país y a la generación de empleos. “No queremos que otros países se rían de nosotros. No lo harán. Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburg, no de París”, afirmó el mandatario.

En 2012, Trump calificó el cambio climático como un “engaño chino” para perjudicar a las industrias estadounidenses.