Colombia: UPME subestima el potencial de la solar

La Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) de Colombia acaba de publicar un plan de expansión del sistema eléctrico que no tiene en debida cuenta el potencial de la fotovoltaica y le asigna un papel muy limitado en el futuro energético del país.

Según el informe, a partir de 2020 la demanda podría superar la oferta energética, es decir, el abastecimiento de la demanda nacional estaría en riesgo y se necesitaría de nuevos proyectos de generación. La UPME estima que la capacidad adicional que será necesaria para garantizar la seguridad del sistema eléctrico pueda oscilar entre 4.208 y 6.675 megavatios.

La agencia ha simulado ocho escenarios de largo plazo y solo en tres de ellos la solar aparece como una fuente de cierta relevancia. Se desarrollaría sobre todo generación distribuida, pero en ninguno de los tres escenarios se llegaría a alcanzar más de 253,3 megavatios de potencia instalada. El papel más importante en los ocho escenarios se ha asignado a la hidroeléctrica, a la eólica y al carbón.

“Se cuantificó,” se lee en el documento, “el costo nivelado de generación promedio para cada estrategia de largo plazo. Los resultados evidencian que la generación hidroeléctrica, al igual que los parques eólicos en la guajira, presentan el menor LCOE. Por otro lado, si bien la generación solar fotovoltaica distribuida tiene el mayor costo, la misma está destinada a autoabastecer un segmento de la demanda, que no incurriría en costos de transmisión y distribución de energía eléctrica.”

El plan de UPME prevé que le generación distribuida de fuente fotovoltaica pueda crecer particularmente en aquellos centros urbanos con alta demanda industrial como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

Esas previsiones, sin embargo, contrastan con el gran número de proyectos fotovoltaicos de gran escala presentados a las autoridades colombianas en los últimos dos meses y con los recientes proyectos anunciados por la empresa local Celsia, que quiere instalar al menos 250 megavatios de solar de gran escala en los próximos años. Es muy improbable, de hecho, que una porción muy consistente de estos proyectos se realice en virtud de la actual y futura bajada de los precios de la solar de gran escala, que ha llegado a ser mucho más que competitiva con las otras fuentes de generación en muchos países del mundo.

Actualmente, la hidroeléctrica cubre aproximadamente el 70,3 por ciento de la demanda eléctrica gracias a 10,91 gigavatios de potencia instalada. La segunda fuente es la térmica de gas, que cubre un 10,8 por ciento de la demanda con 1,68 gigavatios, y la tercera es la térmica de carbón, que tiene un porcentaje de un 7,55 por ciento y una potencia instalada de 1,17 gigavatios. Las nuevas renovables en conjunto aún no llegan a representar el 1 por ciento de la demanda nacional.

El Ministro de Minas y Energía de Colombia, Germán Arce Zapata, dijo en junio que la integración de las energías renovables al sistema eléctrico de Colombia permitirá un mercado mayorista más competitivo y que la energía solar tiene un potencial de 42 gigavatios en el país.