América Latina planea el futuro de las renovables

Responsables de las políticas energéticas y altos representantes de América Latina se han reunido hoy en Buenos Aires, Argentina, con el fin de identificar los pasos necesarios para aumentar la integración de energía renovable de diferentes fuentes como fotovoltaica y eólica en sus redes eléctricas. El seminario organizado por la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) y el Ministerio argentino de Energía y Minas durará 4 días y cuenta con la presencia de representantes de muchos países del continente, entre los que se cuentan los de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay.

El seminario pretende crear un diálogo entre IRENA y los representantes para intercambiar las mejores prácticas regionales y globales con el fin de ampliar la generación de energía procedente de fuentes renovables. En los últimos años, América Latina ha experimentado un crecimiento impresionante de su capacidad energética procedente de renovables sin incluir la hidráulica: su capacidad instalada ha pasado de 10 GW en 2006 a 36 GW en 2015. Aunque en términos absolutos la mayor parte de este crecimiento se ha producido en biomasa y energía eólica, la solar también ha aumentado de manera significativa en Chile, México, Perú y Uruguay.

Los ambiciosos compromisos nacionales, acuerdos internacionales y el rápido avance de la tecnología han sido los factores determinantes para el cambio a las energías renovables y el avance de las infraestructuras que las soportan. No obstante, la variabilidad de la energía solar y eólica presenta importantes retos de cara a la integración y la estabilidad de la red.

Para apoyar estos retos, IRENA inició en 2013 el proyecto AVRIL y, como fruto de las discusiones y sesiones mantenidas en el marco del proyecto, en enero de 2017 lanzó el informe Planning for the Renewable Future: long-term modelling and tools to expand variable renewable power in emerging economie (Planeando el futuro renovable: modelos a largo plazo y herramientas para expandir la capacidad de fuentes renovales en economías emergentes), que servirá de guía a los responsables de las políticas energéticas, pues incluye propuestas de soluciones a las cuestiones más relevantes a largo plazo como la integración en la red eléctrica de la gran escala.