Investigadores malayos analizan la respuesta a la demanda con sistemas fotovoltaicos residenciales

La integración creciente de fuentes de energía intermitente ha desplazado el foco al equilibrado entre el suministro y la demanda con un ojo puesto en el incremento de la flexibilidad operacional y eficiencia energética. Mediante la investigación del impacto de la respuesta en demanda de las redes de bajo voltaje con un sistema fotovoltaico, los investigadores de la Universidad Técnica Melaka de Malasia (UTeM) han mostrado cómo se puede ayudar a mejorar el rendimiento de la red en diferentes escenarios.

Cada uno de los tres casos estudiados se desarrolló sobre la base de 100 muestras de red urbana de bajo voltaje, y consideró diferentes grados de participación a la respuesta en demanda a la variación de los niveles de penetración fotovoltaica, para un total de 10.000 análisis de redes.

En el primer caso de estudio, los consumidores respondieron al perfil de su propia demanda sin generación fotovoltaica (por ejemplo, retrasaron el uso de la lavadora hasta última hora de la tarde). En el segundo, los participantes respondieron a sus respectivos perfiles de generación fotovoltaica. Para ellos la respuesta a la demanda consistió en desplazar la carga (por ejemplo, dándose una ducha de agua caliente por la mañana cuando la potencia solar local estaba disponible). En el último caso de estudio, los consumidores consideraron tanto su propia demanda como la generación de perfiles de generación de fotovoltaica simultáneos (por ejemplo, decrecieron el uso del aire acondicionado después de recibir una señal desde el optimizador central de la respuesta en demanda).

Los resultados sugirieron que con una penetración del 100 %, la aplicación de una respuesta directa en el nivel de consumo residencial puede producir una reducción del valor pico en un 32 %, reducir las pérdidas de la red en un 42 % y conseguir un incremento del factor de carga en un 12 % para el caso de respuesta en demanda optimizada.