Microgeneración solar creció un más del 200% en Río de Janeiro en 2016

El año pasado se instalaron 477 sistemas fotovoltaicos de medición neta en el estado brasileño de Río de Janeiro, lo que supone un 220 por ciento más que en 2015, según un comunicado. Según la Agencia de la Energía Eléctrica (Aneel), en la actualidad hay más de 800 instalaciones de este tipo en Río de Janeiro.

El crecimiento del segmento se debe a distintos motivos, entre ellos la bajada de precios, mayor conocimiento de la tecnología y mejoras a nivel normativo. En el conjunto del país, hay actualmente más de 9.000 instalaciones fotovoltaicas de medición neta. Se trata en su mayor parte de instalaciones residenciales.

Las instalaciones fotovoltaicas permiten obtener un notable ahorro en Brasil. “Mi recibo de energía llegó a más de 500 reales (160 dólares estadounidenses) y hoy pago solo 80 reales (25 dólares estadounidenses). Además, mi propiedad se ha revalorizado”, afirma el ingeniero civil Luís Otávio Araújo en Niterói, quien instaló un sistema fotovoltaico en su propiedad.

“El conocimiento sobre la tecnología en el país ha aumentado y más y más personas están invirtiendo en instalaciones solares. Aneel espera que hasta 2024 haya 1,2 millones de brasileños que generen su propia energía”, afirmó el presidente de Engie Solar Rodolfo Sousa Pinto.

La empresa Engie Solar está activa en el segmento de la generación distribuida fotovoltaica en Brasil. Se estima que para un hogar familiar se puede instalar un sistema fotovoltaico a un precio a partir de 17.000 reales brasileños (5.400 dólares estadounidenses). El ahorro mensual en el recibo de la electricidad se sitúa en aproximadamente 185 reales brasileños (59 dólares estadounidenses).