Brasil planea descontratar energía de licitaciones de reserva

El gobierno brasileño publicó un decreto la semana pasada con el que se introduce un sistema de licitación para descontratar energía adjudicada en subastas de reserva. Esta subasta supondría una vía para la cancelación de proyectos que tuvieran dificultades para su realización.

En los últimos años se contrataron varios gigavatios en proyectos de distintas tecnologías, entre ellas la fotovoltaica, que todavía no han sido ejecutados y que podrán participar en este tipo de licitaciones.

Todavía no se ha fijado para la primera licitación ni la fecha ni el volumen de proyectos que podrán participar. El decreto establece que el Ministerio de Energía convoque este tipo de subasta en base a recomendaciones de la Empresa de Pesquisa Energética (EPE). Uno de los requisitos para participar es que el proyecto no haya iniciado las operaciones en fase de prueba.

Los proyectos ganadores pagarán un “premio” ofertado en la licitación para la descontratación. A cambio, no se les aplicará una multa por la no realización del proyecto y se liberará la garantía de cumplimiento del proyecto.

El decreto también contempla que se renuncie a cualquier indemnización para los proyectos ganadores y que los vendedores no puedan participar en las dos licitaciones de reserva posteriores a la subasta de descontratación.

En el contexto de situación económica muy desfavorable y exceso de oferta de energía previsto, el año pasado se cancelaron las dos licitaciones de reserva con categoría para la fuente fotovoltaica previstas ese año y todavía no se ha fijado una fecha para la próxima licitación con categoría para la fotovoltaica.

Hasta la fecha se han adjudicado alrededor de tres gigavatios en proyectos fotovoltaicos en conjunto en tres licitaciones de reserva en Brasil. En concreto, las licitaciones tuvieron lugar en 2014 y 2015. En la actualidad, varios cientos de megavatios en proyectos fotovoltaicos ganadores se encuentran en construcción.