México impulsa la generación distribuida solar con nuevas normas

La Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) ha celebrado las nuevas disposiciones sobre energía solar distribuida que permitirán dar un impulso a este segmento en México. Una de las grandes novedades es que se podrá vender el excedente a partir de 2017.

México se encuentra entre los mayores mercados de medición neta solar en Latinoamérica. Según ANES, hasta julio de 2015 se habían regitrado 21.571 contratos de interconexión para sistemas de generación distribuida.

La asociación estima que con las nuevas reglas se podrían alcanzar 286.000 contratos de este tipo. Ello representa una penetración del cinco por ciento en generación distribuida.

“Está por llegar la era de la generación distribuida. En México tendremos una curva exponencial, porque los sistemas fotovoltaicos son tecnologías maduras; además, aprovechamos los precios más competitivos”, afirmó el vocero de ANES Arturo Duhart.

El proyecto con las nuevas reglas fue presentado recientemente por la Comisión Reguladora de Energía (CRE). En concreto, las Disposiciones Administrativas de Carácter General de Contrato Aplicables Para Centrales de Generación Distribuida y Generación Limpia y los Modelos del Manual de Generación Distribuida se encuentran en la acutalidad en consulta pública.

En la actualidad está vigente un esquema de medición neta en México el cual se introdujo inicialmente en 2007. Este esquema se modifica como parte de la reforma energética.

Con las nuevas normas se contemplan tres modalidades. Por un lado, existe un esquema parecido al actual, el net metering, que permite el intercambio o conteo neto a lo largo del año para el consumidor final. De producirse una diferencia favorable para el usuario esta se pagará al precio marginal.

El segundo esquema que se introduce con la nueva normativa es el net billing. Este esquema contempla que el usuario disponga de dos contadores, uno para contabilizar la venta y otro para contabilizar la compra de electricidad. En este caso, el usuario dispone de dos contratos independientes. La venta puede producirse a empresas distintas. Este esquema está diseñado especialmente para los sectores comercial e industrial y para el uso de instalaciones en media tensión.

En tercer lugar, se introduce un esquema que permite la venta de la totalidad de la electricidad que genera el sistema, la cual se pagará al precio marginal. Este esquema es para instalaciones de hasta 500 kilovatios.

La asociación ANES calificó positivamente estas modificaciones en la normativa de generación solar distribuida y pidió al gobierno más apoyo para este segmento. “Creemos que el gobierno, además de brindar las facilidades a la Generación Distribuida, debe apoyar mediante programas agresivos, que permitan la generación de empleos mediante Pymes, basados en el aprovechamiento de la energías solar”, destacó el director ejecutivo de ANES Víctor Ramírez Cabrera. (Redacción)