El Salvador planea incentivos fiscales para las renovables

Share

El Ministerio de Economía (Minec) de El Salvador ha presentado ante la Asamblea Legislativa un anteproyecto de ley para impulsar el fomento de las energías renovables en la generación de electricidad.
Se persigue reformar la Ley de Incentivos Fiscales de manera que se amplíe la lista de recursos naturales y nuevos desarrollos tecnológicos que puedan gozar de sus beneficios. Uno de los principales aspectos es la eliminación del actual techo de 10 megavatios para acceder a ellos, aunque se seguirá otorgando mayores beneficios a los proyectos más pequeños con plazos más largos de exención del pago de impuestos.
La iniciativa obedece al “buen momento que experimenta el sector de generación”, indica el Minec en nota de prensa. Actualmente hay varios proyectos de inversión en desarrollo, como una central de energía solar de 60 megavatios en el municipio del Rosario, al que se le calcula una inversión de 130 millones de dólares. Esta central (PV Pedregal) de la empresa UDP Neoen-Almaval se adjudicó en una licitación de 2014 un PPA de 101,9 dólares por megavatio hora, que recibirá durante 20 años. De esa licitación también salieron adjudicadas otros tres proyectos que suman una potencia de 34 megavatios. Todas las centrales tendrán que estar operativas en 2016.
Esta reforma podría beneficiar a las empresas que participen en la próxima licitación de 150 megavatios renovables prevista para finales de este año. El Consejo Nacional de Energía (CNE) comunicó el pasado agosto estar trabajando en las bases de licitación, en la que se esperan inversiones en torno a los 300 millones de dólares y para la que cuenta con apoyo de la Agencia Estadounidense de Cooperación USAID.
Según el lineamiento estratégico de esta licitación preparado por el CNE, el objetivo es que a 2018, fecha en la que las centrales adjudicadas deben estar operativas, el parque solar salvadoreño alcance los 204 megavatios, frente a los 11 megavatios que indica tener actualmente en instalaciones de generación distribuida. Obviamente no todos esos megavatios deseados podrán instalarse en el marco de la licitación planeada, sino que en ellos se calcula con proyectos desarrollados a través de contratos bilaterales. (Redacción)