Brasil: WWF pide licitaciones solares anuales y apoyo para la GD

Share

La organización medioambiental WWF ha elaborado un documento con recomendaciones para tomadores de decisiones para impulsar los proyectos solares en Brasil, tanto para el desarrollo de una industria como para impulsar el mercado de las centrales solares y el de los sistemas de generación distribuida.
El informe "Desafíos y Oportunidades para la energía solar fotovoltaica en Brasil: recomendaciones para políticas públicas", que fue publicado esta semana, ha sido desarrollado por la sección brasileña de WWF en colaboración con la asociación brasileña de energía solar Absolar.
Para impulsar el mercado solar, WWF pide al gobierno brasileño que actúe en tres niveles. En primer lugar, son necesarias exenciones fislaces y tributarias, en segundo lugar, se han de aplicar incentivos financieros y, en tercer lugar, se ha de crear un mercado solar en Brasil, principalmente a través de licitaciones.
A nivel de las licitaciones, WWF señala que para el desarrollo de una industria solar en Brasil es necesario que la contratación sea de al menos un gigavatio anual. Por otro lado, el precio en las licitaciones ha de ser similar al de la licitación de reserva para proyectos solares celebrada el año pasado. En este certamen, en el que se adjudicaron 31 proyectos, el precio medio se situó en 215,12 reales brasileños el megavatio hora.
En relación a la financiación, WWF recomienda ampliar la financiación del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para centrales solares. El año pasado, el BNDES introdujo un programa de financiación para proyectos fotovoltaicos adjudicados en licitaciones en el ambiente regulado. En el informe, se recomienda que esta financiación sea también accesible para proyectos adjudicados en el ambiente de contratación libre, en el que se cierran acuerdos bilaterales de compraventa de electricidad (PPA).
En el plano impositivo, el informe recomienda que se extiendan las reduciones de las tarifas de transmisión (TUST) y de distribución (TUSD) como mínimo hasta el año 2023. Entre otras recomendaciones en el plano impositivo se encuentra el aumentar los incentivos fiscales para las empresas extranjeras que vayan a producir en Brasil.
En cuanto a la generación distribuida, la primera recomendación es en relación sobre el impuesto sobre circulación de mercancías y servicios (ICMS). WWF pide que este impuesto sea solo sobre el excedente real y no sobre la energía eléctrica inyectada a red, como se aplica en la actualidad. La aplicación de este impuesto, que es una de las principales barreras para el desarrollo de la generación distribuida en Brasil, es competencia de las regiones brasileñas. También se recomienda incluir este tipo de instalaciones en programas de viviendas así como facilitar el acceso a la financiación para estas instalaciones.
La potencia fotovoltaica acumulada se sitúa tan solo en 15 megavatios en Brasil, de los cuales cerca de la mitad corresponde a instalaciones de medición neta. Por otro lado, en el último año y medio se adjudicaron en licitaciones proyectos fotovoltaicos con una potencia en conjunto de un gigavatio aproximadamente. El informe se ha elaborado en un momento en el que Brasil atraviesa dificultades en la generación por fuente hidroeléctrica, la cual cubre aproximadamente 70 por ciento del mix, y en el que se ha incrementado la generación por fuentes fósiles. (Redacción)