Brasil marca un precio en la subasta A-5 no competitivo para la solar

El Ministerio de Minas y Energía de Brasil ha marcado el precio inicial para la subasta de energía A-5 que se celebrará el 30 de septiembre y en el que participa también la solar. El precio inicial estipulado de 137 reales brasileños (60 dólares al cambio actual) para las tecnologías eólica y solar ha sido considerado por directivos de la Agencia Nacional de Energía (Aneel) como insuficiente para esta última tecnología.
“No creo que en este primer momento la solar consiga competir en esta partida con las eólicas”, indica el director de la agencia Reive dos Santos, según refleja el diario económico local Valor. Las declaraciones que la misma fuente atribuye al director general de Annel, Romeo Rufino, van en la misma dirección: “competir a un nivel de precio de la eólica no tiene mucho sentido”.
A la subasta A-5 concurren 225 proyectos fotovoltaicos que suman una potencia conjunta de 6,12 gigavatios, que compiten contra 708 proyectos eólicos con una capacidad total de 17,4 gigavatios. En la licitación A-5 el gobierno contrata energía eléctrica de nuevas centrales, que deberán estar operativas el 1 de enero de 2019. El periodo de contratación determinado para las centrales eólicas y solares es de 20 años, mientras que para otras tecnologías como la hidráulica, biomasa y ciclos combinados es de 30 años. Según refleja el organismo de regulación energético EPE (Empresa de Pesquisa Energética), a la licitación A-5 se han presentado proyectos de todas las tecnologías que suponen una potencia conjunta de 50,9 gigavatios.
En la última subasta A-5 celebrada en diciembre de 2013 se adjudicaron un total de 3,5 nuevas plantas energéticas entre las que no figuraba ningún proyecto solar, a pesar de que concurrieron 88 proyectos fotovoltaicos con una potencia conjunta de dos gigavatios. El precio fijado entonces para la eólica y la solar fue de 122 reales brasileños (52 dólares al cambio de esa fecha).
En el caso de que algún proyecto solar fuera adjudicado, las centrales tendrán que acatar las normas de contenido local recientemente publicadas para acceder a financiación del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) de Brasil. Estas aplican a las centrales que participen en las licitaciones públicas de 2014.
Brasil ha convocado una subasta específica para la tecnología solar para el próximo día 31 de octubre. A ella concurren cerca de 400 fotovoltaicos que suman una potencia de 10,7 gigavatios, según reflejan los datos de EPE. El precio máximo aún no se ha hecho público y el gobierno tampoco ha indicado sobre el volumen de potencia a contratar. Las estimaciones del sector es que se pudieran contratar al menos 500 megavatios. Las centrales que resultaran adjudicadas en esta primera subasta solar brasileña deberán estar operativas en 2017. (Redacción)