El 44% cree que se debería priorizar la solar en Chile, según encuesta de Plaza Pública Cadem

Share

Una encuesta de la empresa de investigaciones de mercado Plaza Pública Candem realizada en Chile la semana pasada arroja que el 44 por ciento cree que se debe de priorizar la energía solar. La encuesta, para la que se realizaron 515 entrevistas telefónicas y 190 entrevistas cara a cara, se realizó a habitantes mayores de 18 años de las 73 comunas urbanas del país con una población de más del 50.000 habitantes.
En la encuesta, el 44 por ciento respondió que la fuente de energía a la que se le debe dar más prioridad es la solar. Le sigue la eólica con un 21 por ciento, las hidroeléctricas con un 18 por ciento, el gas natural con un 11 por ciento, la nuclear con el dos por ciento y el carbón con el uno por ciento. El tres por ciento contestó que no sabe, no responde. Una encuesta realizada el pasado 10 de marzo arrojaba que la energía solar era asimismo la fuente de energía que más se debe priorizar según los encuestados aunque contaba con menos apoyos, en concreto el 39 por ciento frente al 44 por ciento de la última encuesta.
A pesar de tener un buen respaldo de la población, en Chile la potencia solar en operación se sitúa en unos 176 megavatios, según el último informe del Centro de Energías Renovables. Por otro lado, los proyectos fotovoltaicos en construcción alcanzan los 170 megavatios. Sin embargo, hay previsto un gran volumen de proyectos. En conjunto, proyectos fotovoltaicos que suman más de nueve gigavatios cuentan con los estudios ambientales aprobados o están en fase de evaluación. El gobierno chileno prevé que entre el pasado mes de abril y el año 2016 se pongan en operación proyectos fotovoltaicos con una potencia en conjunto de 833 megavatios, según la agenda energética.
Los proyectos solares planeados en Chile son en su mayoría grandes centrales solares previstas en el norte del país, que goza de elevados índices de irradiación, para suministrar electricidad a la industria minera. En Chile apenas se han realizado instalaciones pequeñas hasta la fecha. De hecho, todavía no se ha terminado de aprobar una regulación de generación distribuida, la cual lleva ya varios años pendiente de aprobación.
En cuanto a la energía nuclear, la encuesta arroja que el 75 por ciento está en contra de la construcción de centrales nucleares frente al 16 por ciento que está a favor. En Chile, país en el que la incidencia de seismos es alta, no hay ninguna central nuclear.
En relación al megaproyecto hidroeléctrico HidroAysén, cuya construcción fue rechazada por el gobierno chileno la semana pasada, el 63 por ciento de los encuestados está de acuerdo con esta decisión del gobierno. Por otro lado el 27 por ciento está en desacuerdo, el seis por ciento no sabe, no responde y el cuatro por ciento no está ni de acuerdo ni en desacuerdo. Ya en una encuesta realizada el siete de marzo el 62 por ciento de los encuestados se mostró en desacuerdo con la construcción de la central HidroAysén.
El proyecto preveía la construcción de centrales hidroeléctricas con una capacidad en conjunto de 2.750 megavatios. Con el rechazo del gobierno al mismo, se ha abierto el debate en Chile sobre qué otras centrales de energía se podrían construir en su lugar. La organización Greenpeace celebró la semana pasada que no se realice este proyecto e hizo un llamado por los proyectos de energías renovables no convencionales en Chile. (Redacción)