29 MW reciben licencia provisional en Panamá

La Autoridad de Servicios Públicos panameña (ASEP) ha concedido autorización provisional a dos proyectos con una potencia conjunta de 29 megavatios. El desarrollador local Bajo Frío PV SA ha recibido licencia provisional para el Proyecto Solar Bajo Frío, de 19,95 megavatios de potencia nominal, en el distrito de Bugaba, provincia de Chiriquí. La empresa tendrá ahora doce meses de tiempo para conseguir el estudio de impacto ambiental, presentar la memoria técnica del proyecto, obtener el permiso de conexión y, con ello, la licencia definitiva para acometer la construcción, operación y explotación de la central.
Por su parte, Enel Fortuna SA, subsidiaria de la italiana Enel Green Power, ha obtenido una prórroga de cuatro meses al proyecto de 9 megavatios que pretende acometer en el distrito de San Lorenzo, también en la provincia de Chiriquí. Enel ya obtuvo la licencia provisional para este proyecto en febrero de 2013 y ahora tendrá tiempo hasta el 9 de junio de 2014 para presentar el estudio de impacto ambiental, así como la viabilidad definitiva de conexión con la Empresa de Transmisión Eléctrica estatal (ETESA). Enel, que en Panamá ya cuenta con 300 megavatios de capacidad hidráulica, ya dispone del acuerdo de conexión a red con la distribuidora local Empresa de Distribución Eléctrica Chiriquí SA (EDECHI).
En la actualidad hay planeados un gran número de proyectos fotovoltaicos en el país. En el último año han recibido licencia provisional o definitiva de ASEP cerca de una decena de proyectos solares que suman una potencia cercana a 200 megavatios. La mayor planta solar del país y también de América Central, la central Sarigua de 2,4 megavatios de potencia, fue inaugurada en febrero de este año y contó con una donación de 8,4 millones de dólares estadounidenses de Enel Green Power y el gobierno italiano.
Panamá está haciendo esfuerzos por incorporar la solar a su mix energético. El pasado mes de aprobó un nuevo reglamento para concursos solares. Según lo estipulado, la empresa estatal ETESA es la encargada de la coordinación de las licitaciones y de fijar un precio de referencia. El reglamento también establece que los contratos de compraventa de electricidad deberán tener una vigencia de 20 años. (Redacción)