Costa Rica aprueba una regulación de autoconsumo con balance neto

Share

El regulador costarricense ha adoptado una regulación del autoconsumo con balance neto para instalaciones de energías renovables. La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) aprobó recientemente la normativa técnica "Planeación, Operación y Acceso al Sistema Eléctrico Nacional" (POASEN) que contempla un marco regulatorio para el autoconsumo para productores de energías renovables y la compensación del excedente. Está previsto que la normativa definitiva se publique en los próximos días, según indicaron desde Aresep a pv magazine.
Según informa el periódico local La República, Aresep también prevé publicar próximamente las tarifas a las que se venderá el excedente de electricidad. El borrador de la norma establecía dos modalidades de autoconsumo con balance neto. Con la medición neta sencilla, el excedente se convierte en créditos que se pueden utilizar durante el mismo año. Con la medición neta completa, se produce la venta con carácter anual del excedente a la empresa distribuidora de electricidad. Las tarifas para la venta de electricidad serán fijadas por Aresep.
El borrador de la norma fue sometido a consulta pública en los últimos meses. En noviembre, Aresep publicó el texto el cual contiene un marco regulatorio de medición neta para microgeneradores de energías renovables, generadores con potencia de hasta 100 kilovatios, y minigeneradores, con una potencia de entre 100 kilovatios y un megavatio.
Este nuevo esquema podría ayudar a Costa Rica a alcanzar su meta de convertirse en carbono neutral en 2021 y a aumentar la participación de las energías renovables en el mix de electricidad. El mix de este país de cerca de 4,5 millones de habitantes es cubierto en la actualidad en aproximadamente el 90 por ciento por fuentes de energía renovable, principalmente la fuente hidráulica.
Para la elaboración de esta normativa, Aresep ha contado con los datos del plan piloto de autoconsumo en vigor actualmente en el país. Este programa es implementado desde 2010 por la empresa eléctrica pública Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). A fecha de 31 de diciembre de 2013, se habían instalado bajo este programa un total de 748,51 kilovatios, de los cuales 739,93 kilovatios corresponden a instalaciones fotovoltaicas. Otros 3,2 kilovatios corresponden a instalaciones fotovoltaicas y de minihidráulica y 5,38 kilovatios son de instalaciones solares y eólicas.
En 2010 se conectó un sistema a la red, en 2011 se pusieron en operación 23 instalaciones con una potencia en conjunto de 102,28 kilovatios y en 2012 se conectaron a red 43 proyectos que suman una potencia de 233,96 kilovatios. El año pasado, ICE registró 134 solicitudes de instalaciones del programa. De ellas, aproximadamente la mitad se materializaron en 2013, 73 instalaciones con una potencia en conjunto de 416,82 kilovatios.
El plan introducido en 2010 contemplaba la instalación de cinco megavatios a lo largo de dos años de los cuales un megavatio corresponde a instalaciones residenciales. Posteriormente, a finales de 2012, ICE decidió incrementar la potencia del programa a 10 megavatios.
Además de los cerca de 750 kilovatios fotovoltaicos en instalaciones de pequeña potencia del plan piloto, en Costa Rica está en operación una planta solar de un megavatio de potencia, el Parque Solar Miravalles. Por otro lado, hay planes para parques fotovoltaicos de mayor potencia en el país. Entre los proyectos se encuentra el de la empresa Sun Fund en la provincia de Guanacaste.
Con la introducción de un marco normativo de autoconsumo, Costa Rica se suma a otros países de la región que ya cuentan con una regulación de generación distribuida. En Panamá existe una normativa para instalaciones de hasta 500 kilovatios de potencia y en Guatemala también está en vigor una regulación de medición neta. En México se han instalado varias miles de instalaciones fotovoltaicas desde que se introdujera una normativa de medición neta hace siete años. (Redacción)