Críticas en Alemania por los planes del gobierno de regulación del autoconsumo

La empresa fotovoltaica Hanwha Q-Cells ha criticado los planes del gobierno alemán de regular el autoconsumo que incluyen el introducir una nueva tasa. La compañía señala en un comunicado que este modelo, el autoconsumo de electricidad procedente de instalaciones fotovoltaicas, es postivo para impulsar la llamada transición energética que se ha propuesto aometer el gobierno alemán. En ningún caso el autoconsumo supondría un bloqueo de la transición energética.
Por ello, Hanwha Q Cells ha hecho un llamamiento para que el gobierno alemán modifique su postura en lo que concierne al autoconsumo de los planes de reforma de la Ley de Energías Renovables (EEG). Está previsto que la modificación de dicha ley, en la que también se prevé la introducción de concursos para plantas solares sobre suelo, siga el trámite parlamentario en los próximos meses y entre en vigor en agosto de este año.
"El autoconsumo es el futuro de la energía solar más allá de los mecanismos de fomento estatales en Alemania", ha declarado Andreas von Zitzewitz, director de operaciones (COO) de Hanwha Q Cells y miembro del consejo de administración de la asociación alemana de energía solar BSW – Bundesverband Solarwirtschaft e. V. "La política pide desde hace años y con derecho modelos de negocio que no sean dependientes de medidas de fomento para nuestra industria", ha añadido. Y ha agregado que ahora que se está cerca del éxito "tenemos que evitar que dichos modelos y con ellos la transición energética en conjunto sean puestas en peligro. Por ello llamamos a la política al diálogo".
La compañía señala que a pesar de haber expandido con éxito en otros mercados fotovoltaicos internacionales Alemania continúa siendo el mercado natural. En dicho país, la empresa produce sus productos y soluciones fotovoltaicas para llevarlos a los mercados internacionales.
El gobierno alemán aprobó la semana pasada en consejo de ministros sus planes para el fomento de la fotovoltaica y su intención de introducir una tasa al autoconsumo de energías renovables y convencionales tanto para las nuevas instalaciones como para las instalaciones en operación antes de la reforma. Dicha tasa se situaría en un primer momento en entre 0,67 y 0,96 céntimos de euro el kilovatio hora para las instalaciones fotovoltaicas en operación antes de la reforma. Para las nuevas instalaciones, la tasa subiría en un principio a 4,37 céntimos de euro, lo cual representa el 70 por ciento del canon a las energías renovables, la llamada "EEG-Umlage", con el que se financia en el recibo de la electricidad el fomento de dichas fuentes de energía. (Redacción)