New Generation proyecta 500 MW en Sao Paulo

La empresa New Generation Power (NGP), con sede en Chicago, tiene intención de desarrollar junto a Grupo Léros de Sao Paulo una central de 500 megavatios de potencia en la ciudad de Taubaté, en el estado de Sao Paulo.

Está previsto desarrollar el proyecto de manera escalonada en secciones de 30 megavatios, la potencia máxima permitida en Brasil para poder acogerse al descuento del 80 por ciento en las tarifa de uso del sistema de transmisión (TUST).

El coste estimado del proyecto total ronda los 2.000 millones de reales (920 millones de dólares) y está basado en un coste estimado de cuatro millones de reales (1,8 millones de dólares) por megavatio instalado, según indica una nota de prensa de Investe Sao Paulo, la agencia de promoción a la inversión del estado paulense.

NGP espera ser la accionista mayoritaria de la megacentral de Taubaté con un 85 por ciento sobre el accionariado, mientras que el Grupo Léros ostentará el 15 por ciento restante.

Tres de los primeros parques de 30 megavatios han sido inscritos en la subasta A-5 del gobierno federal prevista para el próximo día 13 de diciembre, según indica Kleber Léros, director del Grupo Léros. En la subasta A-5, organizada por el gobierno federal y la Agencia Nacional de Electricidad (ANEEL), se venderá la energía producida por proyectos de generación que deberán estar operativos en un plazo de cinco años.

Los precios máximos serán cruciales

Los precios máximos sentados por el gobierno para la subasta y los precios ofertados por las compañías distribuidoras serán una pieza importante del éxito del desarrollo de la energía solar en Brasil. “La subasta dará una señal [de precios]”, afirma Fernanda Augusto, representante de NGP en Brasil. Según Augusto, los empresarios extranjeros son ahora más reacios en su relación con Brasil, lo que podría hacer que también fueran menos agresivos en el mercado.

Los primeros parques de Taubaté no consiguieron ser incluidos en la subasta de energía A-3 prevista para el 18 de noviembre, primera subasta en la que la energía solar fue invitada a participar y en la que los proyectos deben estar operativos en un plazo de tres años. Un total de 109 proyectos solares, que suman una potencia conjunta de 2,7 gigavatios, se inscribieron en esta subasta.

En ambas subastas, que se realizarán con un mes de diferencia, la energía solar tendrá que competir con las muy económicas centrales eólicas, que en Brasil ya son más económicas que la hidroeléctrica, así como con otras fuentes de generación. En la subasta A-3 se inscribió un volumen superior a 15 gigavatios de potencia eólica.

Los comparadores de la energía subastada por el gobierno serán las distribuidoras eléctricas, que firman contratos de suministro por una duración de 25 años. Esos contratos son esenciales para viabilizar las centrales solares, ya que actúan como garantía a la hora de acceder a la financiación. (Vladimir Pekic)