Sondeo preelectoral muestra que los alemanes quieren fomentar las renovables

A tres días de las elecciones generales en Alemania y con las fuerzas políticas empatadas, el 93 por ciento de los alemanes son de la opinión que hay que seguir incorporando energías renovables al mix energético. Así lo muestra el sondeo de TNS Emnid elaborado en septiembre por encargo de la iniciativa "Eneuerbare Energiewende Jetz", un movimiento que reivindica la transición energética de forma inmediata. Casi dos tercios de los más de 1.000 encuestados consideran el empleo y desarrollo de las energías renovables como "muy o extremadamente importante", mientras que un 27 por ciento sigue considerando esta cuestión como "importante". Tan solo un seis por ciento de los encuestados estiman el impulso a las renovables como de “poco o nada importante". "A pesar de los intensos debates en los medios sobre los costes, los ciudadanos y ciudadanas siguen convencidos de los beneficios del abastecimiento energético renovable y prestan también voluntariamente una contribución financiera para la transición energética", indicó en la presentación del informe Philipp Vohrer, director de la Agencia de Energías Renovables AEE.
Un resultado también muy nítido obtuvo la cuestión de si el fomento a la fotovoltaica, eólica y biomasa debería ser suprimido a fin de abaratar el precio de la electricidad. Para tres cuartas partes de los encuestados esta opción era inadmisible. No existe correlación con respecto a la intención de voto en las elecciones del próximo 22 de septiembre. Los votantes del partido verde Bündis 90/Die Grünen rechazan en un noventa por ciento la supresión del sistema de fomento a las renovables. Para los votantes de la unión conservadora CDU y el partido socialista SPD este porcentaje es del 71 y 74 por ciento respectivamente, según indica TNSM Emnid. Entre los simpatizantes del partido liberal FPD, cuyo candidato a canciller Reiner Brüderle ha solicitado retiradamente la imposición de una moratoria, no se pudo establecer un porcentaje estadístico fiable debido a su minoritario número. Los partidarios de los liberales fueron incluidos en el grupo de "otros y no votantes", que ofrecieron un resultado de 19 y 26 por ciento, respectivamente, a favor de detener el fomento renovable.
A la pregunta de incrementar la cuota de los costes del fomento de las renovables que se repercuten a los consumidores, el 50 por ciento de los encuestados estiman que la cuota actual es suficiente. El 42 por ciento opinaron que era demasiado elevada y solamente un cinco por ciento la encontraron insuficiente. Una mayoría de los consumidores eléctricos estarían también de acuerdo en seguir apoyando financieramente la incorporación de nuevas centrales renovables, redes y almacenamiento. Sin embargo, el 47 por ciento se mostró de acuerdo en que el coste se repartiera equitativamente entre todos los consumidores, rechazando particularmente la exención de las empresas de gran consumo eléctrico.
La agencia renovable AEE estima que los resultados del actual sondeo reafirman las conclusiones de encuestas anteriores, aunque se perfila relativamente la cuestión de la distribución de costes y la voluntad de pago de los ciudadanos. En general, se ha demostrado que en Alemania solo existe un pequeño grupo de críticos y escépticos a la continuación del fomento de la fotovoltaica, eólica y biomasa. En una encuesta de la asociación federal de la industria energética y del agua BDEW, solo el nueve por ciento de los encuestados estimaron que la transición energética no era una cuestión importante. También las encuestas realizadas por la asociación federal de consumidores Vzdb y la agencia de comunicación Scholz & Friends mostraron un elevado porcentaje de partidarios de la transición energética. No obstante, la distribución discriminada de los costes obtuvo mayores críticas que en el actual sondeo. (Sandra Enkhardt)