Nuevas demandas de Solarworld America contra los fabricantes chinos

Solaword Industries America Inc ha interpuesto dos nuevas demandas contra las prácticas comerciales de los productores solares chinos. "Vamos a agotar todas las opciones del derecho mercantil internacional para combatir las prácticas comerciales ilegales de China, que siguen poniendo en peligro puestos de trabajo en las empresas de energías renovables en Estados Unidos", indica Gordon Brinsen, presidente de la filial estadounidense del productor de modulos fotovoltaicos alemán Solarworld. La primera de ellas se refiere a que muchos fabricantes chinos son incapaces o no quieren demostrar que estén operando sin control estatal. Según Solarword America, la mayoría de las empresas pertenecen al gobierno chino o están directamente bajo su control, y esas compañías no deberían en ningún caso poder beneficiarse de los aranceles de importación reducidos. A finales del pasado año, el gobierno estadounidense impuso aranceles de importación de entre el 30 y 250 por ciento. En opinión de Solarworld, esos fabricantes deberían abonar también aranceles del 250 por ciento al introducir sus productos en Estados Unidos.
La segunda demanda expone que el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha subestimado los marcos de aluminio utilizados en la producción de modulos solares chinos, lo que ha conducido a aranceles anti-dumping significativamente inferiores. Al igual que hace en Europa, Solarworld lidera en Estados Unidos una coalición de fabricantes fotovoltaicos (Coalition for American Solar Manufacturing, CASM), que hace aproximadamente dos años presento ante el Departamento de Comercio denuncias anti-dumping y anti-subvenciones desleales contra fabricantes de productos fotovoltaicos cristalinos chinos.
Por su parte, los fabricantes chinos también han tratado de evitar los aranceles de importación impuestos por el Departamento de Comercio. Algunos de ellos esgrimieron que para fabricar sus modulos no utilizaron células solares chinos, a fin de evitar los aranceles, intentando aprovecharse de un vacio legal creado por el Departamento de Comercio cuando dictaminó que los módulos solares procedentes de China estarían exentos de impuestos si estos están fabricados con células solares procedentes de terceros países. Solarworld ha presentado ya una demanda ante el Tribunal de Comercio Internacional y está a la espera de que este se pronuncie al respecto. (Sandra Enkhardt)