Casi 3 GW solares pujan en la licitación A-3 de Brasil

Un total de 109 proyectos fotovoltaicos se han presentado a la licitación A-3 convocada por el gobierno brasileño en julio. En esta primera subasta de energía en la que la fotovoltaica estaba invitada a participar se ha inscrito una potencia de 2.729 megavatios, que compiten contra otros 675 proyectos de otras tecnologías y que suman una potencia conjunta de 16,6 gigavatios (GW), 15 de ellos eólicos. No se conoce todavía la potencia que se va a licitar en esta subasta, cuyas condiciones se harán públicas en septiembre y su fecha de resolución está prevista para el 18 de noviembre. Las centrales que resulten adjudicatarias tendrán que estar operativas en 2016. No obstante, en la pasada A-3 celebrada en agosto de 2011 se adjudicaron 2,7 gigavatios.
Bahía es el estado que registra un mayor número de solicitudes de proyectos solares. 72 proyectos fotovoltaicos con una potencia conjunta de 1,7 gigavatios competirán en precio con 4,7 gigavatios eólicos, 240 megavatios de solar termoeléctrica y 100 megavatios de ciclo combinado. "Nuestra meta es poder ser competitivos (con la solar) con una central de ciclo combinado", indicó a Reuters Mathias Becker, presidente de la empresa Renova, que participa en esta subasta con 200 megavatios fotovoltaicos y 400 eólicos. De adjudicarse capacidades de generación en el estado de Rondonia, la fotovoltaica saldría sin duda ganadora. En este estado fronterizo con Bolivia solo se ha presentado un proyecto de 30 megavatios fotovoltaicos. La competencia en los otros estados va a ser mucho más dura, especialmente con respecto a la eólica, ya que en la subasta no hay cuotas fijadas para cada tecnología y no se espera que el precio adjudicado sea superior a 140 reales (60 dólares) por megavatio hora.
Según indica Mauricio Tolmasquim, presidente de la Empresa de Pesquisa Energética dependiente del Ministerio de Energía, el número de proyectos solares inscritos en esta subasta A-3 muestra "el gran interés por parte de los inversores en esta fuente". En el comunicado de prensa de EPE, Tolmasquim afirma que "la generación solar tiende a ganar espacio en la matriz energética brasileña". En diciembre la fotovoltaica tendrá una nueva oportunidad de hacerse hueco en el sistema eléctrico brasileño. El ministro de Energía Edison Lobao confirmó recientemente la inclusión de la fotovoltaica también en la subasta A-5, en las que las centrales que resulten adjudicatarias tendrán que estar operativas en el año 2018. No obstante, el sector fotovoltaico reclama desde hace años una subasta específica para la energía solar, a semejanza de las que se realizan para la eólica. Una medida prometida por el presidente de EPE, pero que no termina de concretarse. (Redacción)