Organización denuncia que el gobierno español es contrario al autoconsumo

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que el borrador de real decreto de autoconsumo que fue enviado por el gobierno español a la Comisión Nacional de Energía (CNE) a mediados de julio es contrario a que los consumidores puedan producir electricidad, según una noticia de la organización publicada el martes. OCU, que se suma así a otras organizaciones que han criticado duramente el borrador, denuncia que la energía generada pero no consumida se pierde ya que de aprobarse la norma que prepara el gobierno los productores en régimen de autoconsumo no podrían vender el excedente de electricidad. Esta regulación sería "inútil" para el consumidor ya que con ella los consumidores no podrían usar el excedente por la mañana o por la noche cuando el consumo de electricidad es mayor en los hogares.
OCU también denuncia que los peajes de respaldo que contempla norma que prepara el gobierno suponen "pagar por lo que es tuyo". La organización señala que en el recibo de la luz ya se abona la potencia contratada. Además, los peajes de respaldo son cuatro veces más elevados que los convencionales. Otro punto del borrador que OCU critica duramente es que se aisle al autoproductor ya que no se permitirían las instalaciones comunitarias y también que no se puedan combinar varias tecnologías.
Esta organización se suma a otras como Greenpeace o la asociación de energía solar UNEF que también han criticado con dureza los planes del gobierno para el autoconsumo. Recientemente, Greenpeace publicó sus alegaciones al borrador de autoconsumo. En ellas, Greenpeace considera que la regulación lo que prentende es "acabar con el autoconsumo, y no eliminar trabas que obstaculizan el desarrollo de la generación distribuida". Greenpeace propone que se elimine por completo este borrador y que se elabore uno completamente nuevo.
Una de las cuestiones que Greenpeace denuncia es que la no inscripción en el registro suponga una falta muy grave. Este tipo de faltas podrían conllevar sanciones de hasta 60 millones de euros. El gobierno español obliga a los productores de electricidad con instalaciones de autoconsumo a inscribirse en un registro de nueva creación. Greenpeace también considera "aberrante" el pago de un peaje por la energía generada y consumida.
Por su parte, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) denunciaba recientemente que el gobierno español "impide" el autoconsumo con la regulación que prepara y señalaba que, con él, el gobierno haría que autoconsumir tenga un precio más alto que el suministro de la red.
La aprobación de una regulación del autoconsumo estaba inicialmente prevista para hace más de un año y medio. Sin embargo, su aprobación se ha retrasado en repetidas ocasiones. El gobierno envió recientemente un borrador a la CNE, lo cual es un paso previo a su aprobación. (Blanca Díaz)