La ley solar de Panamá establece incentivos fiscales

La nueva ley de promoción de la enegía solar de Panamá publicada la semana pasada en la Gaceta Oficial contempla incentivos para las instalaciones solares para uso particular, de hasta 500 kilovatios de potencia, así como para plantas solares de mayor potencia y abre la puerta al lanzamiento de licitaciones. Entre los objetivos de esta regulación se encuentran disminuir la dependencia de las exportaciones de hidrocarburos y diversificar la matriz energética del país.
La ley establece la posibilidad de que se abran licitaciones para la compra electricidad de procedente de centrales solares. Según el texto, en las licitaciones se elegirán las propuestas con el mejor precio siempre que se cumplan el resto de requisitos establecidos y los contratos serán de hasta veinte años. Sin embargo, en la ley no se marca un calendario para las licitaciones ni se especifica el volumen que se podría subastar.
Otro incentivo aprobado es el levantamiento de los aranceles y otros gravamenes de importación a los equipos que se utilicen en la contrucción de instalaciones de energía solar. En la lista de equipos publicada en la ley aparecen los módulos fotovoltaicos, los inversores así como los acumuladores. Otros productos importados que se utilicen en la instalación de plantas solares también podrían ser también exonerados de los gravámenes de importación, para ello se requerirá una resolución de la Secretaría Nacional de Energía y del Ministerio de Economía y Finanzas.
En cuanto a los incentivos fiscales, la ley contempla un crédito fiscal que podrá ser de hasta el cinco por ciento del valor de la inversión y que se podrá deducir del impuesto sobre la renta. Esta desgravación se aplicará a los proyectos que sean considerados infraestructura pública. Asimismo, la legislación establece la posibilidad de depreciación acelerada del equipo utilizado en la instalación de energía solar.
Las instalaciones que sean para la prestación de servicio público de electricidad, con una potencia de más de 500 kilovatios, tendrán que solicitar una licencia a la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos. Por otro lado, la empresa Empresa de Transmisión Eléctrica S.A será la encargada de conceder los permisos para la conexión de las plantas solares. Será también este organismo el que establezca anualmente qué volumen de potencia solar conviene incorporar al sistema eléctrico.
Panamá busca diversificar su matriz energética que está marcada por la dependencia de los combustibles fósiles así como de los ciclos hidrológicos. En los últimos meses, el país ha experimentado problemas en el suministro de electricidad energética en parte a causa de un retraso la temporada de lluvias. Durante los meses de abril y mayo se tomaron medidas de emergencia para disminuir el consumo de electricidad.
En Panamá existe una regulación de generación distribuida desde hace varios años, sin embargo apenas se han instalado sistemas fotovoltaicos bajo la misma. El único proyecto de megavatios en construcción en el país hasta la fecha es la planta fotovoltaica de Sarigüa, de 2,6 megavatios de potencia. (Blanca Díaz)