La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba por unanimidad un proyecto de ley sobre trabajos forzados en la región china de Xinjiang

Share

De pv magazine USA

 

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado por unanimidad la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de los Uigures. Si se promulga, la ley prohibirá todas las importaciones procedentes de la región china de Xinjiang, a menos que se pueda demostrar que los productos no están relacionados con el trabajo forzado.

La región, que representa el 50% del suministro mundial de polisilicio, ha sido objeto de escrutinio por sus abusos de los derechos humanos y el trabajo forzado de los uigures y otras minorías étnicas en China.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó que el presidente Joe Biden firmará el proyecto de ley, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la legislación se enviará al Senado para una «acción rápida».

En junio, el gobierno de Biden ordenó la prohibición de las importaciones estadounidenses de Hoshine Silicon Industry, con sede en Xinjiang, así como de otras tres empresas de la región, y prohibió las exportaciones a lo que, según dijo, es el paramilitar Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang. Poco después, la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales del Departamento de Trabajo de Estados Unidos dio un paso sin precedentes al publicar una notificación en el Registro Federal que apunta al polisilicio producido en la región.

En agosto, un grupo anónimo de empresas solares solicitó la imposición de aranceles a un puñado de empresas que importan módulos de Malasia, Tailandia y Vietnam. El grupo pidió aranceles antidumping y antielusión, señalando la incertidumbre en los vínculos de la cadena de suministro de las empresas con China, y la sospecha de dumping de productos de trabajo forzado.

Los líderes de la industria solar describieron los aranceles como potencialmente paralizantes. El Departamento de Comercio rechazó la solicitud en noviembre, lo que la presidenta y directora general de la Asociación de Industrias de la Energía Solar (EIA), Abigail Ross Hopper, calificó de «importante victoria para los 231.000 trabajadores de la energía solar de Estados Unidos».

En 2020, la EIA informó de que las importaciones estadounidenses de paneles solares cayeron un 27% en el tercer trimestre, al aumentar las tensiones entre Washington D. C. y Pekín. Con el aumento de las sanciones a nivel internacional, Estados Unidos busca reforzar su propia cadena de suministro nacional mientras persigue los objetivos de descarbonización de la energía.

El Comité de Finanzas del Senado publicó su proyecto de ley de infraestructuras Build Back Better (BBB), que incluye incentivos para la fabricación estadounidense de energía fotovoltaica de capa fina y silicio cristalino. El proyecto de ley también añade incentivos para los seguidores solares, inversores y otras tecnologías de energía renovable fabricados en Estados Unidos.

Simultáneamente, el senador Jon Ossoff (demócrata de Georgia) patrocinó un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes en noviembre que también persigue el impulso de la fabricación estadounidense. Al igual que las disposiciones del BBB, la Ley de Fabricación de Energía Solar para Estados Unidos ofrecería créditos fiscales para la fabricación nacional de polisilicio, obleas, células y módulos de grado solar, así como de seguidores e inversores.

Con el polisilicio procedente en gran medida de la región de Xinjiang, Estados Unidos está explorando otros productos fotovoltaicos, como los paneles de película fina de teluro de cadmio (CdTe) y las perovskitas, abundantes en la Tierra pero relativamente inestables.

 

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.