El Gobierno de Brasil defiende la revisión de las subvenciones a la energía solar

Share

Los subsidios para la instalación de paneles solares por parte de los consumidores dividieron las opiniones en una audiencia pública que tema transmitido la Agencia del Senado. Representantes del gobierno federal y de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL) pidieron una revisión de los beneficios otorgados a los consumidores que invierten en instalaciones de autoconsumo. El organismo regulador ha abierto hasta el 30 de diciembre una consulta pública con el fin de recibir sugerencias sobre el tema, que fue debatida este martes en la Comisión de Asuntos Económicos (CAE). Aneel está revisando la Resolución Normativa 482/2012, publicada en 2012, que contempla una serie de incentivos para el crecimiento en el uso de energía limpia. Una de las afirmaciones es que hay subsidios cruzados y regresivos que terminan perjudicando principalmente a los más pobres.

“Cada subsidio tiene que ser revisado cuando ya no es necesario. La revisión no hará inviable la fuente solar. Todo el mundo es libre de instalar sus paneles”, dijo Leandro Caixeta Moreira, Subsecretario de Energía del Ministerio de Economía.

Según él, en general, son las empresas y los consumidores residenciales de altos ingresos quienes instalan los equipos, pero debido a la gran cantidad de subsidios, la cuenta termina siendo pagada por todos, incluso por los más pobres, que no pueden hacer lo mismo.

“Lo que un consumidor no pagó como transmisión, la distribución de los cargos del sector será transferida a su vecino. Las tarifas pagadas por otros están siendo altas, y no todos los consumidores tienen los recursos para comprar paneles fotovoltaicos. ¿Quién está instalando los paneles hoy en día en Brasil? Grandes empresas y consumidores de altos ingresos. Aquí en Brasilia, es fácil visualizar este escenario: los paneles están en las empresas, en los órganos públicos, en el Lago Sur, Lago Norte y Parkway. ¿Quién paga? Todos los demás residentes de la ciudad, incluso las regiones más pobres”, dijo el subsecretario.

El Superintendente de Regulación de Servicios de Distribución de Aneel, Carlos Mattar, recordó que la propia Resolución 482 prevé su revisión ahora en 2019, por lo que no hay necesidad de hablar de inseguridad jurídica. Además, agregó, el organismo regulador no está en contra de las fuentes alternativas y no se opone a lo que sucede en otros países del mundo, que según él han estado retirando sus subsidios.

“Si no se hace nada, en 2021, los consumidores que utilizan energía solar dejarán un coste de 1.000 millones de dólares a otros consumidores. Esto representa el costo con las tarifas sociales dadas a los consumidores en el Nordeste Brasileño”, añadió.

Por su parte, el presidente de la Asociación Brasileña de Generación Distribuida (ABGD), Carlos Evangelista, negó que la generación distribuida esté restringida a los consumidores ricos. Recordó el uso de estas fuentes por las poblaciones ribereñas del Amazonas, por los edificios públicos, las escuelas, las aldeas e incluso por Minha Casa, Minha Vida.

Otra voz disidente fue la de Rodrigo Ribeiro Antunes Pinto, profesor de la Universidad de California, quien afirmó que “la pérdida de beneficios de las grandes eléctricas no tiene que implicar una pérdida para la población”. Recordó que en California hay 40 millones de habitantes y que el 13% de la generación de electricidad proviene de fuentes solares. En Brasil, el índice es solo del 0,6%. Aún así, los californianos siguen contando con incentivos. Para el profesor, los concesionarios temen perder ingresos con la expansión de la generación distribuida.

El ingeniero eléctrico Tássio Barboza Oliveira, por su parte, se quejó de que Aneel tiene prisa por gravar a los consumidores y no tiene el mismo rigor para “sancionar” a las eléctricas cuando procede.