Solar Power Mexico: a la altura del reto

Share

Solar Power Mexico 2019 llegó en un momento en que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acababa de tomar posesión, y reinaba la incertidumbre en cuanto a la política energética. Casi un año después, aunque se sabe mucho más sobre los planes gubernamentales para el sector energético y la falta de un enfoque favorable hacia las energías renovables, sigue habiendo incertidumbre, especialmente en el caso de la energía solar fotovoltaica a gran escala.

Sin embargo, el contexto actual del sector energético mexicano abre una oportunidad sin precedentes para superar el éxito del evento de 2019, dijo Eduardo López, director del proyecto del organizador de la feria, Hannover Messe México. “Frente a la volatilidad global de los combustibles fósiles -no solo en México- las comunidades de todo el mundo buscan el desarrollo de la sustentabilidad energética para crear un mercado energético plenamente diversificado, moderno, eficiente y amigable con el medio ambiente, que a su vez pueda evolucionar hacia una política pública innovadora que contribuya al desarrollo económico y social de la humanidad”, dijo López a pv magazine.

La falta de visibilidad de un mercado de energía solar en general y, en el caso específico de México, las subastas de energía a gran escala de energías renovables por parte del gobierno, pueden servir de estímulo para que los participantes del sector asistan a ferias comerciales en busca de desarrollos de mercado inexplorados y, sobre todo, de tecnologías nuevas o mejoradas.

“Esperamos más de 120 expositores y 5.000 asistentes”, afirmó López. “También tendremos 120 stands en 7.000 m² de superficie de exposición.” Se espera que el 80% de las empresas sean extranjeras y que el 20% sean nacionales. “También contaremos con la presencia de fabricantes chinos de paneles solares”, añadió.

GD y almacenamiento

La feria 2020 también espera un interés significativo en el mercado mexicano de fotovoltaica sobre tejado. “El país ofrece enormes oportunidades de inversión y de negocio en la instalación de sistemas solares a pequeña y gran escala, porque somos uno de los cinco países con mayor potencial solar, con niveles de irradiación diaria anual que oscilan entre 4,4 y 6,3 kWh/m²”, dijo López. El actual marco regulatorio favorable para la generación distribuida no fue tocado por la administración de AMLO. Además, los menores precios de los módulos y la creciente capacidad del sector para reducir costes son responsables del crecimiento sostenido y continuo del segmento de mercado.

La edición de 2020 se centrará en el almacenamiento de energía, coincidiendo con las tendencias mundiales que están creando la demanda de nuevas tecnologías de almacenamiento y opciones para integrar la energía limpia en el sistema eléctrico mexicano, que en los últimos años no ha sido capaz de ampliar la tan necesaria capacidad de la red. “Al aumentar la conciencia de los consumidores hacia la eficiencia energética junto con las tendencias cambiantes hacia la utilización de energía renovable, mejoraremos el tamaño del mercado de sistemas de almacenamiento de energía”, dijo López. “Tendremos tecnologías de almacenamiento de Estados Unidos, Canadá y Europa que mostrarán sus últimas tecnologías en el sector, como soluciones de baterías para hogares y baterías de alto rendimiento para grandes edificios”.

La conferencia estará repleta de un gran número de talleres y paneles paralelos a la exposición. Estos eventos proporcionarán información educativa sobre las políticas de los gobiernos federal, estatal y local en materia de energía renovable. Se cubrirán las mejores prácticas locales en las áreas de desarrollo social, transferencia de tecnología y almacenamiento de energía. “Tendremos oradores principales dentro de las instituciones energéticas federales, estatales y locales, como el Ministerio de Energía, la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Federal de Electricidad y muchas otras”, dijo López.

No es “caro”

Solar Power México 2020 tiene otra misión importante que cumplir. Es necesario dejar claro de una vez por todas -tanto para el propio mercado como para el público mexicano en general- que la energía renovable no es “cara”, como dijo recientemente el jefe de la eléctrica estatal mexicana, Manuel Bartlett. En un discurso ante el parlamento mexicano, Bartlett dijo que la energía limpia es “demasiado cara” debido a la necesidad de apoyo. Irónicamente, el mismo día en Dubai, la empresa estatal DEWA recibió una oferta mínima de 0,0169/kWh de ACWA Power de Arabia Saudí en una subasta para la contratación de 900 MW de capacidad fotovoltaica.

El precio está muy por debajo de los $0.02/kWh que se vieron en la última subasta en México en noviembre de 2017, que en ese momento representaba un récord mundial. Desde entonces, han surgido precios aún más bajos en las subastas de todo el mundo, incluyendo el primero en Portugal -que se celebró en el verano y tuvo la oferta ganadora más baja de €0,0147 ($0,017)/kWh- y el último en Brasil, celebrado en junio, con un precio medio final de BRL 67,48 ($16,87)/MWh.

La integración de las energías renovables a gran escala en el sistema energético de un país no es una tarea fácil, ya que implica grandes cambios y, sin duda, obliga a los gobiernos a reconsiderar las estrategias a corto y largo plazo, al tiempo que empuja a las grandes empresas energéticas y a los operadores de la red a replantearse a sí mismos y a hacer frente a nuevas inversiones. Pero una cosa es cierta: las energías renovables son baratas. Y eso proporciona una gran oportunidad para que México saque provecho de sus abundantes recursos.