El ascenso del almacenamiento por gravedad

Share

El almacenamiento de energía basado en la gravedad, al igual que la energía hidráulica bombeada, se basa en un principio simple: utilizar la energía durante la fase de carga del sistema para transportar una masa sólida desde una ubicación más baja a un nivel más alto y descargar energía liberando la masa para hacer girar un generador eléctrico.

Cuanto mayor sea la masa transportada, mayor será la energía liberada al descender y, sobre esa base, los investigadores austriacos han propuesto un sistema de “almacenamiento de energía por gravedad en las montañas” (mountain gravity energy storage, MGES). Los científicos afirman que un sistema de almacenamiento de este tipo podría combinarse con energía hidroeléctrica y sería ideal para ubicaciones con baja demanda de capacidad de almacenamiento de energía -sugieren alrededor de 1-20 MW- además de ciclos de larga duración de entre siete días y tres años.

En el artículoMountain Gravity Energy Storage: A new solution for closing the gap between existing short and long-term storage technologies“, investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados afirman que la tecnología -que ya se dice que se utiliza en sectores como la construcción, los sitios recreativos y la minería- podría costar entre $50 y $100/MWh de energía almacenada y $1-2 millones/MW de capacidad instalada.

Largos ciclos de almacenamiento

La tecnología implicaría dos grúas en el borde de una montaña desde un lugar de almacenamiento en la base y un motor eléctrico en un lugar de almacenamiento superior para transportar una masa sólida de arena o grava. “La barra horizontal de la grúa en los sitios de almacenamiento superior e inferior se mueve hacia arriba y hacia abajo de acuerdo con el nivel de los sitios de almacenamiento para maximizar la eficiencia del sistema y mantener los cables estirados para que el proceso pueda funcionar adecuadamente sin tener que cambiar la longitud del cable en el sistema”, afirman los investigadores.

Las plantas de MGES, dicen los investigadores, podrían ser diseñadas para almacenar energía durante meses y para generar una cantidad pequeña pero constante de energía durante largos períodos. “Esta pequeña pero constante generación de electricidad podría combinarse con otras tecnologías de almacenamiento, como las baterías, para equilibrar las variaciones a corto plazo de la demanda de electricidad y la generación solar y eólica”, afirma el equipo de investigación: “Las regiones montañosas donde el potencial de MGES es mayor favorecen la energía eólica en detrimento de los proyectos de energía solar”.

Los autores del artículo afirman que la tecnología tiene un impacto visual y ambiental limitado debido al área restringida requerida para las grúas y los sitios de almacenamiento.

Este año, la empresa estadounidense Energy Vault ha revelado una tecnología de almacenamiento basada en la gravedad que se basa en una grúa que trabaja con ladrillos de hormigón de 35 toneladas. La grúa orquesta la torre de almacenamiento de energía y la carga/descarga de electricidad y tiene en cuenta factores como la volatilidad de la oferta y la demanda de energía, el clima y la inercia, según la compañía, que SoftBank respaldó con 110 millones de dólares en agosto. “Energy Vault demostrará la primera torre de almacenamiento de 35 MWh, en el norte de Italia, en 2019”, dijo el grupo japonés en ese momento.