El Senado de Chile aprueba la Ley Corta de Distribución

Share

Un nuevo avance tuvo la Ley Corta de Distribución tras ser aprobada en general y de manera unánime en el Senado. La iniciativa del Ministerio de Energía introduce modificaciones sustanciales al segmento de distribución eléctrica.

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, agradeció el apoyo unánime del Senado para el proyecto y dijo que “es muy importante aprobar pronto esta ley pues este es un servicio básico muy sensible para los chilenos y queremos que en el próximo proceso tarifario veamos reflejados sus beneficios en las cuentas de la luz”. El Ministro explicó que “este es un proyecto que beneficia a casi siete millones de  familias chilenas. Nuestro objetivo como ministerio de energía es que las familias reciban un buen servicio al precio justo. Agradecemos que el proyecto haya sido aprobado de manera unánime por el senado. Es una señal de que vamos en la dirección correcta”.

Desde el ministerio afirman que esta fórmula solo afectará a las empresas y no tendrá un efecto importante en las cuentas de los clientes.

La Ley Corta de Distribución implicará una rebaja de la rentabilidad de las empresas distribuidoras de electricidad desde un 10% antes de impuestos a una banda entre 6% y 8% después de impuestos, lo que redundará en una baja de las tarifas y en ahorro para las familias chilenas. La anterior ministra de Energía, Susana Jiménez, había propuesta una baja de 10% a 6%.

La Ley Corta además permitirá que el proceso de fijación de tarifas de electricidad a los hogares chilenos sea más transparente, pues modificará y simplificará el sistema de estudios que se utiliza para definirlas. 

Por otro lado, determina que las empresas distribuidoras deben tener giro único, esto significa que las compañías tendrán que informar separadamente a la autoridad sus costos del negocio de distribución (propios de su condición de empresa monopólica) y los de servicios asociados, que son los que no están directamente relacionados con la distribución.

Esta ley ayudará también a reconocer de mejor manera las realidades locales de las cooperativas eléctricas, empresas de distribución de menor tamaño que se asocian normalmente a mayor ruralidad, zonas aisladas y  menores consumos.

Se ha fijado enero de 2021 como fecha límite para comenzar a cumplir las obligaciones ya mencionadas.