WoodMac: La capacidad del módulo bifacial superará los 21 GW en 2024

Share

Como con cualquier tecnología novedosa, la energía fotovoltaica bifacial todavía se ve frenada por la falta de datos de campo a largo plazo para demostrar su rendimiento en el mundo real en todas las condiciones. Sin embargo, la tecnología ha atraído mucha atención del mercado en los últimos años y ha empezado a ganar cuota de mercado.

La capacidad bifacial instalada ha crecido de solo 97 MW en 2016 a más de 2,6 GW el año pasado. Según el primer informe de Wood Mackenzie Power & Renewables centrado en el mercado bifacial global, esa cifra se duplicará con creces a finales de año, hasta alcanzar los 5.420 MW, lo que eleva la capacidad bifacial acumulada a más de 8,2 GW. Entre este año y 2024, el tamaño del mercado bifacial está a punto de multiplicarse por diez, según la consultora.

Aunque los impulsores del crecimiento bifacial difieren de una región a otra, un factor unificador es la creciente asequibilidad. El estudio WoodMac encontró que el diferencial de costo de producción entre los módulos bifaciales mono PERC y su equivalente de un solo lado es ahora tan bajo como $0.005.

Además, WoodMac señaló que es relativamente fácil convertir las plantas de fabricación de módulos y tecnología mono en factorías aptas para fabricar módulos bifaciales, asegurando la seguridad de suministro para satisfacer la demanda potencial del mercado.

Perspectivas quinquenales

WoodMac predice que la capacidad anual de los módulos bifaciales superará los 21 GW en 2024, lo que representa el 17,2% de la capacidad solar total instalada en ese momento al cuadruplicar la participación que tendrá este año.

No es de extrañar que China sea líder en el mercado bifacial gracias a su programa Top Runner, que incentiva las nuevas tecnologías. WoodMac dice que el mercado bifacial chino continuará creciendo, pero a un ritmo más lento del 20% anual a medida que el país se adapta a un sistema solar libre de subsidios.

Mientras tanto, se espera un crecimiento significativo en EE. UU. debido a la exención de los aranceles de importación de energía solar de la Sección 201 que se ha hecho para los productos bifaciales. El arancel del 25% aplicado a la mayoría de las importaciones de energía solar de EE. UU. -y la modesta industria manufacturera nacional de los Estados- provoca que los módulos en EE. UU. cuesten entre un 40% y un 50% más que en Europa y Australia, señaló WoodMac. “Debido a la exención, los módulos solares bifaciales fabricados en los países del sudeste asiático obtendrán una importante ventaja de precio, dado que no incurren en aranceles de importación de ningún tipo”, afirmaron los analistas.

El cambio a bifacial puede traducirse en ahorros sustanciales para los desarrolladores estadounidenses. Un módulo que cuesta $0.25-0.35/W bajo el arancel de importación ahorraría $0.06-0.09/W si se reemplaza por bifacial. Para los desarrolladores que ven un precio global de alrededor de $1/W-DC, una disminución del precio del sistema en ese nivel es significativa.

También se espera que en Oriente Medio se produzca una importante adopción bifacial. Según WoodMac, Omán tiene una cartera de proyectos bifaciales de 600 MW y los Emiratos Árabes Unidos también son uno de los primeros en adoptarlos, habiendo anunciado un proyecto bifacial de 320 MW en junio. Se espera que Arabia Saudí haga lo mismo.

En América Latina, las licitaciones estatales a gran escala en Brasil, México y Chile impulsarán el crecimiento de la tecnología. Mecanismos similares estarán en funcionamiento en Egipto y otras naciones africanas, predijo WoodMac. Australia lidera el grupo en Oceanía, gracias al terreno desértico bifacial en el centro del país y a los altos costos de electricidad que siguen impulsando la energía solar.

En Europa, se espera que las naciones del norte continúen adoptando proyectos con tecnología bifacial debido a la gran latitud. El Reino Unido y Dinamarca tienen más de 150 MW de proyectos de este tipo, según WoodMac, mientras que el mercado del sur de Europa, de rápido crecimiento, sigue rezagado en cuanto a la aceptación bifacial.

Sin embargo, aún queda camino por recorrer para ganarse la confianza de los inversores. Con los estándares internacionales, los procedimientos de prueba y las herramientas de modelado todavía en progreso, la falta de datos y directrices del mundo real contribuye a la incertidumbre sobre la bancarización de los módulos bifaciales, reportó el estudio WoodMac.