Los efectos de los tifones en las instalaciones FV

Share

El tifón Faxai llegó esta mañana a la ciudad costera de Chiba, en Japón, y demonstró todo su poder destructivo: alrededor de 100 vuelos fueron cancelados y 1 millón de hogares se quedaron sin electricidad en medio de grandes daños a edificios e infraestructuras.

Pero la fuerte lluvia y los vientos también hicieron otra víctima: la planta flotante de energía fotovoltaica más grande de Japón, inaugurada por Kyocera en marzo de 2018 en la presa de Yamakura en la ciudad de Ichihara.

Los medios japoneses informaron que el viento arrancó varios módulos de las estructuras flotantes y los apiló. Ese contacto entre paneles sueltos y los que quedaron amarrados a los sistemas de montaje, dijeron los bomberos, sobrecalentó los módulos, creando así las condiciones para un incendio.

El canal de YouTube del periódico Asahi Shimbun mostró la extensión del incendio que, según los bomberos, involucró alrededor de 50 paneles.

La planta solar cubre alrededor de 44 acres de agua y cuenta con 50,904 módulos solares de la misma Kyocera.

Un portavoz de la empresa japonesa dijo a pv magazine que el incendio se extinguió a las 5.20 p.m., hora local, y que el alcance del daño causado está aún bajo investigación.

Toda la energía generada por el proyecto, que fue implementado por la Agencia de Empresas Públicas de la Prefectura de Chiba para reducir el impacto ambiental de la organización, se vende a la eléctrica local TEPCO Energy Partner Incorporated.