De la solar al gas

Share

JG: Respecto a su traslado a Eurogas la gente dirá que ahora va al “lado oscuro” de los combustibles fósiles. ¿Cómo explica su motivación para este cambio?

JW: El año que viene la UE lanzará algo llamado el paquete de gas. Como cabildero por naturaleza, trabajé bastante en la cuestión de los aranceles y el paquete de energía limpia de la UE, y mi próximo partido será el del paquete de gas y cómo se integrarán las renovables y el gas descarbonizado. Honestamente, pensé que sería una buena oportunidad para mí seguir jugando un papel importante en el próximo sector: pasar de la electricidad al gas.

Hemos pasado por esta enorme discusión sobre la electrificación. Pero incluso el escenario más optimista de Eurelectric [asociación europea del sector eléctrico] concluye que la electrificación solo nos permitirá obtener el 60% del camino para impulsar a toda la economía europea, lo que significa que el 40% provendrá del gas. En un escenario más realista, el mix será más como 50/50.

¿Y cuál sería el papel de la FV en este escenario?

Uno de los elementos clave de los que me voy convenciendo cada vez más es el papel, en el futuro, de cosas como el power-to-gas o el power-to-X. Este mes de julio, organizamos un taller con Hydrogen Europe y hablamos mucho sobre cómo la energía solar se puede convertir, a través de la electrólisis, en gas. Creo que cuando tienes esta gran cantidad de infraestructura de gas que existe hoy en día, es poco probable que no la mantengamos activa y plena. Pensando en cosas como esa, entonces surge la oportunidad de llenar esta red de gas proveniente de materia prima renovable.

Cuando comenzamos a realizar nuestro pronóstico hasta 2030, 2040 y 2050, estamos hablando de 1.4 TW de potencia instalada de fuente solar, del cual la gran parte en el sur de Europa. Eso significa que la energía solar se enfrentará al riesgo de canibalizarnos a nosotros mismos o de crear una nueva demanda. La cuestión, para mí, sería crear el gas renovable: el hidrógeno. Creo que vamos a ver eso, para asegurarnos de que haya suficiente demanda de energía solar.

Pero eso no quiere decir que no crea en las baterías: las baterías estarán allí y se alimentarán. Pero lo considero más como un “y” e “y”, así que más baterías solares … y más gas.

No sé mucho acerca de los mercados de gas y la infraestructura de gas, pero puedo imaginar algún tipo de tensión entre la materia prima renovable para la producción de gas y las compañías que poseen y operan reservas de gas natural. ¿Eso le preocupa?

Puede haber tensión y es algo que debe ser examinado. Pero aquellos que poseen la infraestructura de gas existente serán felices mientras haya algo en sus tuberías, digamos. Ahí es donde obtienen su valor. Mi pensamiento y sensación es que cuando eres dueño de tales cosas debes tener un ojo para el futuro. Y el futuro, sugiero, es que tengamos que descarbonizar, no solo en electricidad sino también en gas.

Eso significa que en algún momento en el futuro, los propietarios de activos tendrán que pensar no solo en los activos con los que producen su dinero, como la exploración y explotación de petróleo y gas, sino también cómo pueden generar ingresos de otras fuentes. Y eso significa energía solar y eólica, como formas de generar la sustancia, es decir, el gas, a partir de la cual pueden mantener su rentabilidad.

¿Alguna vez ha imaginado una situación en la que podría estar trabajando en contra de los intereses de la energía solar o hacer lobby contra ellos?

Absolutamente no. No tomaría el trabajo si tuviera que empezar a hablar en contra de lo que he logrado hasta aquí. Eso sería absurdo. No hablaré contra las energías renovables, es un hecho absoluto. Desde el punto de vista del gas natural existente, puedo hablar muy cómodamente sobre el útil papel que desempeña como equilibrio para las energías renovables, y eso es parte de la narrativa que hemos tenido aquí en SolarPower Europe durante los últimos años. Lo interesante para mí es la cantidad de gas natural descarbonizado que puede hacer que el sistema sea compatible.

Sé que IRENA [la Agencia Internacional de Energía Renovable] ha comenzado a trabajar en el examen de las implicaciones geopolíticas para el aumento de las cuotas de generación renovable en todo el mundo. El gas es un bien geopolítico, especialmente en un contexto europeo. ¿Qué tipo de desafíos presenta este aspecto?

Sabemos por nuestra propia experiencia en energía solar que cada tecnología tiene este elemento geopolítico. Cuando hablamos de seguridad de suministro, hay muy pocas tecnologías que puedan decir que ofrecen una verdadera seguridad de suministro. Hablando de cadenas de valor, sabemos que diferentes partes y componentes para la FV y la eólica se fabrican en todo el mundo, mientras que en otros países hay gas, como Oriente Medio y nuestros vecinos del Este. Y en el ámbito nuclear hay uranio procedente de lugares como Rusia o África. Por eso es muy difícil decir que cualquier fuente de energía es verdaderamente europea.

En ese punto, debe haber una base común para aceptar la idea de que la seguridad del suministro no está absolutamente garantizada, por lo que Europa debe trabajar con los mejores socios, que tienen las mejores visiones a largo plazo para suministrar energía descarbonizada. El “elefante en la habitación” del que hablará la gente es el gas y el papel que jugará Rusia en el futuro. Pero eso dependerá en gran medida de la rapidez con que avancemos en la dirección de la diversificación de proveedores y también de la diversificación de las fuentes, es decir, hidrógeno, biometano, biogás, etc.

Recientemente, hubo un artículo muy interesante de Gazprom, el gigante ruso del gas natural, que explica cómo aumentará la cantidad de hidrógeno que producirá hasta 2050. Eso demuestra que Gazprom no solo está pensando en la cantidad de gas natural que enviará a través de sus tuberías, sino también cómo descarbonizará y enviará hidrógeno a través de sus tuberías.

¿Qué echará de menos del sector solar?

Les echaré de menos a todos ustedes. Llegué al sector solar  de mano de una consultoría y honestamente no sabía qué esperar. Lo que me ha gustado de todo el sector es que está lleno de optimistas y está lleno de personas innovadoras y muy brillantes. No me estoy divorciando del sector, me estoy mudando a otro. Pero tengo la intención de mantener esas importantes relaciones toda la vida.