La fotovoltaica en el mundo: Portugal

Share

El recién nombrado Secretario de Estado de Energía de Portugal, João Galamba, parece más propenso que su predecesor, Jorge Seguro Sanches, a proporcionar un marco regulatorio más claro y eficiente para los proyectos fotovoltaicos a gran escala.

De hecho, si bien Sanches no proporcionó detalles reales sobre sus planes para hacer crecer la energía solar a través de “un esquema de remuneración basado en los precios del mercado y sin subsidios pagados por los consumidores, a través del sistema eléctrico nacional”, el nuevo secretario de energía ha sido más claro, con el anuncio de que la primera subasta de energía renovable del país se realice en el segundo trimestre del próximo año. La noticia fue dada inicialmente por el periódico portugués Publico.

Esta opción, que Sanches nunca había tenido en cuenta, fue recomendada anteriormente por la asociación portuguesa de energía renovable APREN.

Según Publico, Galamba dijo que las subastas se estructurarán de manera similar a las que se realizan en otros países europeos, y que garantizarán un entorno empresarial más estable, al tiempo que marcarán la diferencia entre inversores serios y especuladores. Para alcanzar este objetivo, se deben introducir tanto plazos más cortos para la realización de proyectos como mayores penalidades por no cumplirlos.

Sin embargo, en una declaración a pv magazine, APREN dijo hoy que el gobierno debe revelar más detalles sobre la subasta.

Además de anunciar la nueva subasta, Galamba también dijo que pretende luchar contra la especulación en el segmento fotovoltaico a gran escala.

En la actualidad, este es un problema que afecta a la industria solar a gran escala de España. Según Alejandro Diego Rosell, socio gerente de la constructora solar española, Energoya, afecta particularmente a los principales nodos de distribución y transporte de la red eléctrica en las regiones del sur y centro del país.

“Hay empresas cuyo negocio exclusivo es asegurar esos puntos de conexión y especular con ellos, ya que no tienen interés en desarrollar los proyectos, solo en venderlos en un mercado inflacionario”, dijo a pv magazine.

El hecho de que la red portuguesa no tenga la capacidad necesaria para albergar todos los proyectos fotovoltaicos en desarrollo en el país es un problema bien conocido. Sin embargo, en julio, el regulador de energía del país, Entidade Reguladora dos Serviços Energéticos (ERSE), aprobó un plan de expansión de la red, que se espera mejore las capacidades de la red.

En cuanto a la conexión de las plantas solares, ERSE destaca dos zonas específicas, la Zona Alto Alentejo y la Zona Baixo Alentejo y Algarve, ambas ubicadas en la parte sur de Portugal. Para estas zonas, se planea la construcción de dos líneas de transmisión de 400 kV.

Aunque la construcción de varios parques solares “no subsidiados” en Portugal se ha iniciado en los últimos meses y más de 1 GW de estos proyectos de paridad de redes han sido aprobados, la viabilidad de muchos de estos proyectos aún es incierta.