La fotovoltaica en el mundo: China

Share

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC), la Agencia Nacional de Energía (NEA) y el Ministerio de Finanzas (MOF) de China han anunciado el pasado viernes una serie de medidas que podría afectar de manera muy seria el mercado solar chino y mundial en los próximos dos años.

Según las nuevas disposiciones, no habrá ulteriores cuotas para los proyectos fotovoltaicos de gran tamaño en China en 2018, mientras que la generación distribuida ha sido limitada a 10 GW. Estas dos medidas y otras más que intentan limitar el crecimiento del gasto anual para los incentivos a la solar, por lo tanto, causarán una contracción del mercado entre 2018 y 2019.

Según la sociedad de inversión de EE.UU. Roth Capital, estas nuevas disposiciones podrían llevar a la industria china hacia un exceso de capacidad de aproximadamente 30 GW.

El anuncio del gobierno también dejó su huella en los mercados bursátiles internacionales. Roth Capital, de hecho, rebajó su calificación para varias acciones, incluidas las de Jinko Solar, JA Solar, Renesola, Amtech Systems y Daqo New Energy. Los analistas creen que las empresas de toda la cadena de valor FV se verán afectadas por el cambio de rumbo de China.

Como consecuencia, los precios de las acciones de EE. UU. y Europa también experimentaron caídas. Reuters ha informado de que las acciones de los proveedores alemanes Wacker Chemie y SMA Solar han caído y que las acciones de REC también han sufrido en la Bolsa de Oslo. Las acciones de compañías solares chinas como Longi, Tongwei y Zhejiang Chint ya sufrieron una caída en el intercambio de Shanghai.

Según la consultora china Asia Europe Clean Energy (Solar) Advisory Co. Ltd. (AECEA), el volumen de nuevas instalaciones fotovoltaicas en China este año podría verse reducido a un tercio con respecto a 2017.

En cuanto a América Latina, la esperada caída de los precios de los módulos determinada por el exceso de capacidad de la industria china podría tener un reflejo positivo en los costes de las instalaciones en todos sus mercados. Sin embargo, la industria de paneles de países como Argentina, Brasil y México, que ya sufre de los bajos precios de los productos asiáticos, podría recibir un golpe muy duro.