El 70 % del suministro de energía de Panamá podría ser renovable en 35 años

Share

El Plan Nacional de Energía de Panamá 2015-2050 sugiere que hasta un 70 % del suministro de energía del país podría ser renovable en 35 años. El plan fue adoptado como una hoja de ruta a largo plazo para diversificar el sector energético y avanzar en el acceso a la energía, la eficiencia energética, la seguridad energética y la descarbonización del sistema energético en general.

La Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) ha publicado esta semana su informe Evaluación del Estado de Preparación de las Energías Renovables: Panamá, donde refleja la realidad del sector y hace recomendaciones para alcanzar el objetivo renovable.

Panamá tiene un gran potencial para desarrollar energías renovables, incluidas la energía hidroeléctrica, eólica, solar, geotérmica y marina, así como una gama de fuentes de biomasa. Sin embargo, las entidades desarrolladoras de energía solar y eólica se han enfrentado a desafíos con el modelo de mercado actual, que favorece a las fuentes de electricidad convencionales.

A día de hoy, el país depende en gran medida de combustibles fósiles, que históricamente han representado aproximadamente dos tercios del suministro total de energía primaria. Hasta hace poco, el sector nacional del transporte dependía casi por completo del petróleo y sus derivados. Además, la demanda de energía en el país ha seguido aumentando, alcanzando una cifra record de más de 1.600 MW en 2015.

Para responder a este crecimiento, Panamá introdujo energía eólica y solar fotovoltaica en 2013, cuya capacidad instalada en 2016 fue, respectivamente, de 270 MW y 90 MW. Sin embargo, la generación impulsada por combustibles fósiles a partir del carbón, el petróleo y sus derivados seguía representando casi un tercio de la producción de energía en 2016, y hay planes en marcha para agregar energía generada por combustión de gas natural en los próximos años. Estos desarrollos hacen incierta la transición de Panamá a un futuro energético sostenible.

Sin embargo, en marzo de 2016, el Gobierno de Panamá aprobó el Plan Energético Nacional 2015-2050 (PEN 2015-2050) como una hoja de ruta a largo plazo para diversificar el sector energético y avanzar en el acceso a la energía, la eficiencia energética, la seguridad energética y la descarbonización del sistema de energía en general. El plan compara un escenario “sin cambios” con otro escenario alternativo y ambicioso, e identifica que bajo el escenario habitual, la trayectoria de crecimiento en la demanda de Panamá conduciría a una mayor proporción de carbón en la combinación energética para la generación eléctrica en el año 2050. El escenario alternativo, en contraste, sugiere que la energía renovable podría alcanzar el 70% del suministro eléctrico en los próximos 35 años, y simultáneamente responder efectivamente al aumento de la demanda. Adicionalmente, bajo este escenario, una ampliación de la energía solar fotovoltaica y la energía eólica, combinada con energía hidroeléctrica, representaría el 77 % de la capacidad de potencia eléctrica instalada en 2050.

Los altos porcentajes de energía solar y eólica en la red eléctrica previstos en el PEN 2015-2050 requerirán importantes mecanismos de flexibilidad en el sistema eléctrico. Estas medidas, sumadas a prácticas operativas y de planificación actualizadas, pueden contribuir a garantizar la integración de las renovables.

Las recomendaciones de IRENA para  elevar al 70 % la participación de energía verde son:

-Evaluar los incentivos regulatorios y financieros para el desarrollo de energía solar y eólica;

-Desarrollar una estrategia nacional para mejorar la planificación y el modelado de sistemas eléctricos con una mayor penetración de ERV;

-Identificar nuevas prácticas operativas para aumentar la flexibilidad y confiabilidad de la red con una mayor participación de ERV;

-Evaluar las interfaces regulatorias entre el Mercado Eléctrico Nacional (MEN) y el Mercado Eléctrico Regional (MER);

-Examinar cómo desarrollar las capacidades de la mano de obra de Panamá para alcanzar el objetivo de energía renovable 2050;

-Desarrollar un plan a largo plazo para la movilidad eléctrica y el acoplamiento sectorial.