La fotovoltaica en el mundo: la India y Oriente Medio

El productor chino de inversores solares Sungrow anunció que construirá una fábrica con una capacidad de producción anual de 3 GW en la ciudad de Bengaluru, la capital del estado de Karnataka en la India.

La nueva fábrica producirá inversores string y centrales y suministrará a los clientes de Sungrow en las regiones de todo el mundo.

Según las últimas estadísticas de GTM Research, Sungrow fue el segundo proveedor de inversores a nivel mundial el año pasado, enviando más de 16,5 GW de inversores fotovoltaicos en todo el mundo, con un aumento del 48 % con respecto al 2016. Una fuerte demanda de la India, EE. UU., Europa, Japón y otros países de Asia-Pacífico impulsó gran parte de este crecimiento.

La nueva fábrica, que estará operativa en la segunda mitad de 2018, será la primera fábrica de Sungrow fuera de China.

El impuesto a los bienes y servicios (GST) de la India puede obligar a más empresas internacionales a construir instalaciones de producción local en la India, particularmente si el mercado solar indio más amplio puede mantener el curso de crecimiento actual.

Mientras tanto, la misma GTM Research ha publicado un nuevo informe, según el cual Arabia Saudí, Oman, Jordania, Emiratos Árabes y Bahrain alcanzará una potencia fotovoltaica instalada total de 22,4 GW en 2023.

La consultora estadounidense, además, cree que en 2018 estos países instalarán nuevos sistemas fotovoltaicos por un total de 8 GW. Este crecimiento será impulsado principalmente por una gran cantidad de proyectos a gran escala y por los precios bajos de energía solar registrados en el área.

La región, sin embargo, aún está lejos de aprovechar su enorme potencial en términos de generación distribuida solar, a pesar de “fuertes descensos en los costos y la introducción o desarrollo de políticas de medición neta”, afirmaron los autores del informe.

El desarrollo de la energía solar y la generación distribuida en los países antes mencionados, por otro lado, se ha visto retrasado por el hecho de que las tarifas residenciales y comerciales artificialmente bajas han desincentivado la adopción de soluciones solares distribuidas BTM (behind-the-meter), destacó el informe. “De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en los cinco mercados analizados en el informe, los subsidios al combustible totalizan casi USD $ 150 mil millones en 2015, y los desembolsos de Arabia Saudita representan el 72 por ciento de este total. En estos mercados de enfoque, algunas estimaciones sugieren que los subsidios a la electricidad minorista variaron del 54 por ciento al 98 por ciento para la electricidad residencial y del 16 al 96 por ciento para la electricidad comercial”, señala el informe.

Sin embargo, esta situación puede cambiar en el futuro cercano, ya que la reciente caída en los precios del petróleo está presionando a varios gobiernos de la región a reconsiderar sus políticas de subsidios. En la actualidad, solo dos países, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos, están ofreciendo interesantes oportunidades para proyectos solares comerciales, según el informe.