La fotovoltaica en el mundo: España

El Ministerio de Industria, Turismo y Agenda Digital de España ha publicado un nuevo informe que presenta nuevos escenarios de crecimiento para el futuro del mercado energético español, en el cual se reconoce que la energía solar será la fuente de energía más barata del futuro y predominará sobre todas las otras fuentes de energía en 2030.

El primer escenario, llamado “escenario de generación distribuida” (DG), pronostica un fuerte desarrollo de la generación distribuida de energía renovable junto con los sistemas de almacenamiento.

Según las cifras más optimistas proporcionadas por el ministerio, la energía solar debería alcanzar una capacidad de producción de energía de 47,1 TWh para 2030, convirtiéndose así en la principal fuente de energía del país, seguida por la eólica (31,0 TWh), las plantas de ciclo combinado (24,5 TWh), la energía hidroeléctrica (23,0 TWh), las instalaciones de cogeneración (8,5 TWh) y la energía nuclear (7,1 TWh). En general, se prevé que el almacenamiento pueda llegar a representar unos 2,3 TWh de la demanda total.

Bajo este escenario, las energías renovables tendrían una participación del 70 % en el mix energético de España, mientras que la tecnología solar fotovoltaica alcanzaría una potencia acumulada instalada de alrededor de 77 GW, seguida por la la eólica con 47,5 GW.

Un segundo escenario menos ambicioso, llamado “escenario de transición sostenible” (TS), también prevé que la energía solar se convierta en la fuente de energía más grande y barata para 2030, pero con “solo” 40 TWh de capacidad de producción de energía y sin almacenamiento. Bajo este escenario, sin embargo, las energías renovables seguirían representando el 67 % de la capacidad total de generación de energía, aunque parte de los 7 TWh faltantes de la energía solar se reemplazarían parcialmente con 4 TWh de generación del carbón.

Se prevé también que la demanda de energía del país aumente de alrededor de 253 TWh en la actualidad a respectivamente 285 TWh (escenario TS) y 296 TWh (escenario DG). Los costos de la generación de energía, por su parte, variarían de € 52 / MWh en el escenario TS a € 32,7 / MWh en el escenario DG.

Comentando el escenario con la mayor penetración de energía solar y renovables, el gobierno español dijo que su creciente participación reduciría significativamente los costos de generación de energía, lo que permitiría un ahorro de alrededor de € 9,6 mil millones.

Esto afectaría negativamente la rentabilidad de la capacidad de respaldo térmico, que aún será necesaria para enfrentar las fluctuaciones, y al mismo tiempo hará de manera que las inversiones en proyectos de energía renovable sean más problemáticos, dijo el ministerio.

Sin embargo, las emisiones de CO2 se reducirían más de la mitad, y las exportaciones de electricidad a Francia aumentarían alrededor del 236 %, como consecuencia del diferencial de precios con el país vecino, anotaron los autores del informe.

La asociación solar española, UNEF, ha acogido con satisfacción los resultados del informe, afirmando que el gobierno español finalmente ha reconocido el alto valor de la tecnología fotovoltaica.

“La previsión de un aumento considerable de la capacidad fotovoltaica instalada para 2030, que aumentaría diez veces en comparación con los niveles actuales, es una oportunidad clave para permitir a los ciudadanos tener acceso a energía más barata y alcanzar un modelo de desarrollo más estable, en contraste con la dinámica de la aceleración-frenada-aceleración que ha caracterizado los últimos años “, dijo el presidente de la asociación, José Donoso.

España tiene actualmente una potencia fotovoltaica instalada de alrededor de 4,8 GW.