La fotovoltaica en el mundo: Yemen y Japón

Share

La energía solar se está expandiendo a un ritmo más rápido en Medio Oriente, incluido en Yemen, un país sumido en un conflicto civil en curso desde 2015.

Según el documento “Estudio sobre el uso de la energía solar y su futuro en Yemen” publicado por la ONG local Centro de Estudios y Medios Económicos (SEMC), la capacidad fotovoltaica total instalada en Yemen se estima en alrededor de 300 MW .

Casi toda esta capacidad se instaló en el país en el período 2015-2017 tanto en núcleos urbanos como rurales. Además, muchos agricultores han recurrido a esquemas de bombeo solar.

Estos resultados han sido posibles gracias a la promoción del uso de la tecnología solar lanzada por el Ministerio de Industria y Comercio en 2014.

Sin embargo, según una reciente declaración del Ministro de Electricidad y Energía de Yemen, Abdullah al-Akwaa, la capacidad fotovoltaica instalada del país podría ser aún mayor. “Los yemeníes producen unos 400 MW de energía solar por su propia iniciativa, ya que compran e instalan paneles solares en sus techos para obtener energía gratuita del sol”, dijo el ministro en la feria International Solar Alliance en Abu Dhabi el jueves pasado. de acuerdo con Saba Net.

El estudio SEMC informa que existen varios factores que están teniendo un impacto negativo en el desarrollo de la energía solar, como la inflación económica y la devaluación de la moneda, que encarecen la compra de equipos fotovoltaicos. Además, la ausencia de control de calidad está provocando la proliferación de productos falsificados en el mercado, señala el informe.

Los autores del documento afirman que el uso de la energía solar en Yemen podría proporcionar a la economía del país enormes retornos económicos de divisas al ahorrar 675 mil toneladas de combustibles fósiles por un valor de alrededor de 600 millones de dólares por cada 1 gigavatio de electricidad generada.

Según otro informe reciente del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos, la energía solar se ha vuelto muy popular entre los yemeníes como consecuencia de la reducción del suministro de energía en un 70 % desde el comienzo de la guerra civil, después de centrales eléctricas clave fueran destruidas.

 

SPCG Public Company Limited, Tokyo Century Corporation, Furukawa Electric Company Limited, Tsuboi Corporation y The Eighteenth Bank Limited se unieron a Kyocera Corporation, Kyudenko Corporation y Mizuho Bank Limited en sus planes para instalar 480 MW de energía solar fotovoltaica en la isla de Ukujima en Nagasaki.

Además, se ha creado una empresa, Ukujima Future Energy Holdings G.K., para llevar a cabo el trabajo en el megaproyecto solar. Se ha planificado una inversión de aproximadamente JPY 200 mil millones ($ 1,80 mil millones), y se espera que el trabajo de construcción comience en el ejercicio que finaliza en marzo de 2019.

Unos 1.650.000 de módulos de silicio policristalino de Kyocera se instalarán en el proyecto, que generará 515.000 MWh de electricidad solar al año.

Algunos de los sistemas solares que conforman el proyecto se construirán sobre pilotes, lo que permitirá que la tierra se utilice al mismo tiempo para la generación de energía y la agricultura.

La construcción de un cable submarino de 64 kilómetros entre Ukujima y la isla de Kyushu permitirá que la energía generada sea vendida a la empresa local de servicios, Kyushu Electric Power Co., Inc., basada en el programa nacional FIT para energía renovable.

Photovolt Development Partners GmbH (PVDP) comenzó su trabajo inicial en el proyecto en 2013, con el objetivo de ayudar a contribuir a la protección del medio ambiente y la revitalización económica en la isla.

The New York Times informó en 2014 que el plan original sufrió un revés en septiembre de ese año, cuando Kyushu Electric Power Co. dijo que no compraría electricidad generada a partir de nuevas plantas solares. Posteriormente, PVDP anunció en noviembre de 2015 que finalmente había obtenido la aprobación de conexión de red de Kyushu para una capacidad de 400 MW.