La fotovoltaica en el mundo: República Checa y Portugal

En 2017, el mercado solar checo ha comenzado a recuperarse después del colapso sufrido en 2014, cuando se canceló el esquema de tarifa de inyección (FIT). Este año se han aprobado diferentes programas que apoyan las instalaciones sobre cubierta como el Green Savings Program y financiación adicional para los sistemas comerciales sobre cubierta. Según la asociación Solarni Asociace, antes de final de año se prevé la aprobación de 1.000 nuevas instalaciones sobre tejado.

Actualmente, los políticos del país están negociando coaliciones para formar un nuevo gobierno. Jan Fousek, presidente de la asociación solar, solicita al Parlamento que cree la estabilidad necesaria para asegurar que el sector solar siga creciendo. “Lo importante ahora es que esta cuestión no se politice. Al apoyo a la solar se ha estancado desde 2014 y apenas ha comenzado a recuperarse después de un largo periodo de incertidumbre”, añadió.

En Portugal, Welink Energy está construyendo el proyecto Solara4 en Vagueiros, al sur del país. Cuando entre en operación, será la mayor planta solar construida en Europa sin ningún tipo de subsidios. Constará de 850.000 módulos y generará suficiente electricidad para abastecer a 150.0000 hogares. Durante su construcción se ha empleado a 300 personas, y está previsto que se complete a mediados de 2019.