México publica las bases de la tercera subasta de energías limpias

El gobierno mexicano publicó la versión inicial de las bases de la tercera subasta de energías limpias.

El certamen, que se resuelve en noviembre, está abierto a distintas tecnologías llamadas limpias, entre ellas la fotovoltaica. En él, se subastan los productos de energía eléctrica acumulable, certificados de energías limpias (CEL) y potencia. La fecha de entrada de operación estándar de los proyectos ganadores se ha fijado en el primero de enero de 2020.

En las dos subastas anteriores, que tuvieron lugar el año pasado, se adjudicaron 3,6 gigavatios en proyectos fotovoltaicos en conjunto.

Una novedad con respecto a las dos primeras subastas es que en esta ocasión podrán participar más compradores (entidades responsables de carga) además del suministrador de servicios básicos, que es la Comisión Federal de la Electricidad (CFE). Para facilitar la gestión de las ofertas de venta y de compra se crea con esta subasta una Cámara de Compensación. Con esta última se firmarán los contratos.

“Esta innovación representa la transición hacia un auténtico mercado eléctrico, en el que con las primeras dos subastas se sumaron varios generadores y al que ahora se podrán incorporar las empresas privadas también como compradores”, afirmó el secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell.

El cronograma de la subasta establece que las ofertas de compra de suministrador de servicios básicos aceptadas se publiquen el 31 de julio y el resto de ofertas, el 14 de agosto. Con ello, se definirá el volumen a licitar en el certamen.

Por otro lado, las ofertas técnicas de venta se presentarán entre el 12 y el 20 de septiembre.

El fallo se producirá en noviembre y la firma de contratos tendrá lugar en marzo del año próximo.

Con la reforma energética se creó un mercado eléctrico en México y se establecieron requisitos de energías limpias para grandes consumidores, los cuales se empiezan a aplicar a partir del año próximo, cuando el porcentaje mínimo se sitúa en el cinco por ciento. Para el 2019 se fijó un requisito del 5,8 por ciento y, para el 2020, este aumenta al 7,4 por ciento.